Los intensos soles de agosto, más fríos o amenazando la cercana primavera, suelen traer un acontecimiento maravilloso, esperado, incomparable y que ya celebramos desde hace 6 décadas: el Día del Niño.