Turnos suspendidos y cirugías postergadas por el conflicto que afecta a 350 mil afiliados de IOMA

Sociedad
Lectura

Incertidumbre, confusión y temor a la posibilidad de no tener atención sanitaria cuando asoma el pico de la pandemia por coronavirus. Esas sensaciones impactaron en los afiliados

platenses al IOMA este miércoles, después que la Agremiación Médica Platense (AMP) decidió que se había terminado el plazo para acordar con la obra social un nuevo vínculo contractual y dispuso suspender las prestaciones a los más de 350 mil afiliados que residen en la capital bonaerense.

Gustavo C. realiza desde hace dos meses un tratamiento por una lesión lumbar. Hoy tenía una cita con el traumatólogo en uno de los consultorios del hospital Español de La Plata. Cuando le tocó el turno, la secretaria le informó que el especialista lo atendería “de forma particular. No acepta el bono de IOMA”.

Esa decisión implica que Gustavo debería pagar 1.250 pesos por la consulta. El sólo tenía previsto abonar el “diferencial” de 250 pesos que paga por elegir a un profesional especializado. “Decidí fijar otro día. No pienso pagar ese dinero. Yo tengo los pagos al día porque soy empleado público y me lo descuentan del sueldo”, contó Gustavo a Clarín.

El julio hubo protestas cuando se cortó por primera vez la cobertura. Tras una "tregua" de dos meses, este miércoles se suspendieron otra vez las prestaciones. Foto Mauricio Nievas

El julio hubo protestas cuando se cortó por primera vez la cobertura. Tras una "tregua" de dos meses, este miércoles se suspendieron otra vez las prestaciones. Foto Mauricio Nievas

BANER MTV 1

Episodios como este y otras variantes de falta de cobertura se repitieron en clínicas, sanatorios y centros de salud privados de la ciudad. Porque la AMP tiene casi 5.000 profesionales de todas las disciplinas asociados y es el ente que intermedia entre el médico que realiza la práctica y la obra social que tiene 2,2 millones de afiliados en toda la provincia. El 80% son trabajadores estatales -y sus familiares directos- que trabajan en la Policía, la docencia o la administración pública bonaerense.

Los médicos platenses atienden más de 250 mil consultas por mes a afiliados de IOMA. Eso representa casi 130 millones de pesos que la obra social liquida a través de la AMP. La entidad gremial se queda con el 1% de comisión por la gestión. Ese punto también está en discusión: pretenden elevarla al 2,5%. Hubo dificultades y postergaciones en las guardias y en los consultorios externos de los sanatorios. Y casi no atendieron en forma particular.

Según pudo constatar Clarín en fuentes vinculadas a la salud privada, también hubo casos de cirugías programadas que se postergaron. Es que, aunque los establecimientos sanitarios mantienen la prestación (tienen un convenio diferente), las intervenciones y otras actividades dentro de los centros de salud incluyen honorarios que se facturan a través de la AMP. Una cesárea por fuera de la obra social puede costar hasta 50 mil pesos en concepto de retribución al especialista.

La crisis entre IOMA y AMP estalló en junio, cuando el instituto denunció por presunto fraude a 12 galenos que presentaron facturas por prácticas que no habían realizado. La presentación en la Justicia penal se conoció en medio de reclamos que el gremio hacía por atrasos en los pagos y por la desactualización de las tarifas que abona por las diferentes atenciones.

Esto llevó a una tensa negociación que derivó en la decisión de suspender la atención, en la primera semana de julio. Por esa acción, el presidente de IOMA, Homero Giles, dispuso la rescisión del contrato. Y habilitó un canal online para que los médicos puedan cobrar directamente por los servicios que ofrecen a los afiliados.

Después de cuatro días de “suspensión de la cobertura” intervino la Defensoría del Pueblo de la Provincia y se pactó una “tregua” de 60 días para renovar el convenio. Este plazo vencía este miércoles y las discusiones estaban empantanadas.

IOMA informó que en la mesa de diálogo evaluaban “la inclusión de la jerarquización de los honorarios médicos; la discusión relativa al nomenclador de prácticas; y la incorporación de módulos COVID-19, aplicables a abril de 2020”. Además, el ente estatal explicó desde el comienzo de las conversaciones acordaron varios pedidos de la AMP: un aumento del 16% para las consultas, el reconocimiento de la jerarquización y un incremento diferenciado de las prácticas de entre el 8 y el 32%; un aumento del 100 por ciento para honorarios de profesionales de Unidad de Terapia Intensiva (UTI); y el pago como compensación por el trimestre abril-junio por la “exposición” al coronavirus.

Pero sobre el filo de la fecha tope la cuerda se tensó por la decisión de la AMP. Ingresa toda la controversia en una madeja jurídica. La agremiación dice que el convenio venció; IOMA, que sigue vigente hasta diciembre.

El Defensor del Pueblo, Guido Lorenzino, pidió a la AMP que “recapacite y restablezca las prestaciones porque dejar a los afiliados sin cobertura de un día para otro no es una medida razonable”. Y según pudo averiguar Clarín, presentará este jueves una medida cautelar de “no innovar” ante la justicia Contencioso Administrativa. Busca que la representación gremial revea la decisión y cumpla el “contrato vigente”.

La controversia amenaza con seguir ahora en nuevos capítulos judiciales. En el medio, quedan los afiliados de La Plata que no saben si su médico los atenderá con el bono o deberán pagar como “particulares”.

La Plata. Corresponsalía.

DD