Los mensajes violentos contra Ofelia Fernández son amenazas para todas las mujeres

Sociedad
Lectura

"Quieren que a las mujeres si no les puede tocar el sometimiento les toque morir de miedo. Ellos son muchos, pero nosotras somos más. Demostrémoslo, hartémonos y terminemos con la impunidad

de esta violencia Cambiemos la historia para siempre y hoy salvemos a Fátima", tuiteó Ofelia Fernández. Fátima Aparicio el año pasado sobrevivió a la brutalidad de su expareja, Luis Ernesto Rondón, que la asfixió, le golpeó la cabeza con un martillo y la dejó en coma. Aparicio es el padre de los tres hijos de Fátima. Está preso pero ahora podría recuperar su libertad.De eso hablaba Ofelia, pero en lugar de recibir repudios contra el varón que quiso asesinar a la madre de sus tres hijos, las redes sociales se llenaron de insultos contra esta legisladora de 20 años.

Ofelia ya tiene experiencia en esto de ser hostigada, que no es lo mismo que estar acostumbrada. Eduardo Feinmann se obsesionó con ella el año pasado, dijo que su candidatura era “una vergüenza”, un “premio al piqueterismo estudiantil”. A Ofelia Fernández la amedrentaron durante toda la campaña: que era joven, que había "tomado" escuelas. NI hablar de sexo. 

Ofelia salió a responder ahora, una vez más: "No pongo nombres porque -aunque a nuestros ojos se vea perverso- hay muchos que lo festejan, y así se hacen fuertes y públicos. Ya sabemos lo peligroso que puede ser eso. Este tipo no está solo", El hilo de mensajes desprenden un nivel de violencia intolerable. 

Se sabe que a las mujeres que se dedican a la política se las hostiga solo por el hecho de ser mujeres. “Negra falsa, panqueque, cínica, hipócrita, yegua, abortera, conchaseca". El Primer Conversatorio sobre Violencia Contra las Mujeres y Disidencias en Política que se hizo el año pasado mostró que más del 85% de las candidatas había sufrido violencia machista en redes sociales como Twitter, Facebook, Instagram.

El 29 de noviembre, Día Internacional de las Defensoras de Derechos Humanos, Amnistía Internacional dio a conocer otro informe que reveló que una de cada tres mujeres sufrió violencia en las redes sociales en Argentina: 59% fue objeto de mensajes sexuales y misóginos, un 34% recibió mensajes con lenguaje o comentarios abusivos y un 26% recibió amenazas directas y/o indirectas de violencia psicológica o sexual.

El relevamiento de Amnistía se hizo entre legisladoras, activistas, actrices, periodistas y escritoras. La violencia se exacerba contra las mujeres que están más expuestas, y eso tiene un propósito: el mensaje es para que a través de ellas les llegue a todas las mujeres. 

El avance de los movimientos feministas y de todas las mujeres genera un gran enojo en muchos varones que se resisten a que la sociedad sea más igualitaria. El ataque a Ofelia funciona así como una amenaza a todas: "Merecés ser violada en manada y después descuartizada" le escribieron. Esos mensajes ya no pueden ser tolerados.

El bloque del Frente de Todos de la Legislatura porteña salió enseguida a repudiar los mensajes y amenazas intimidatorias contra su compañera de bancada. No es suficiente. Toda la sociedad debe repudiar estos mensajes violentos. Estos insultos, estas amenazas, estas palabras son la base de una sociedad machista que aún soporta miles de denuncias diarias y un femicidio cada 30 horas.  

No es sólo violencia política. No es sólo Ofelia. Estos mensajes buscan disciplinarnos a todas para que nada cambie. Pero ya cambió.