Coronavirus en Argentina: infectólogos advierten por el uso "confiado" de la hidroxicloroquina en el país

Sociedad
Lectura

Según un gran estudio de observación publicado este viernes en la prestigiosa revista médica The Lancet, los pacientes graves por coronavirus tratados con las drogas hidroxicloroquina y cloroquina tenían más probabilidades

de morir o desarrollar arritmias cardíacas potencialmente mortales.

Como parte de un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la hidroxicloroquina ya se aplica en 10 hospitales de Argentina en personas con Covid-19 y ahora los infectólogos más destacados de nuestro país marcaron su preocupación. Tras este estudio, advierten a Clarín por el uso "confiado", no "probado", de esta droga a nivel local. También en estas horas discuten "si es necesario revisar las normas de tratamiento" en los enfermos argentinos.

El trabajo científico que cuestiona estas drogas, que tomaron notoriedad porque fueron aconsejadas por un polémico experto francés, es en base a 96.000 pacientes con diagnóstico confirmado de covid-19 en 671 hospitales de 6 continentes. Es el estudio más grande que se haya hecho hasta el momento sobre los riesgos y los beneficios de este medicamento, que fue aprobado para uso en enfermedades reumatológicas, lupus o malaria, pero no para tratar el coronavirus.

Todas las personas infectadas fueron internadas desde fines de diciembre hasta mediados de abril, y habían muerto o habían sido dados de alta hasta el 21 de abril. Menos de 15.000 pacientes fueron tratados con los medicamentos hidroxicloroquina o cloroquina, o uno de esos medicamentos combinados con un antibiótico.

Los cuatro tratamientos estaban relacionados con un mayor riesgo de muerte. Alrededor de uno de cada once pacientes en el grupo de control falleció internado. Uno de cada seis pacientes tratados con cloroquina o hidroxicloroquina sola murieron en el hospital. Aproximadamente 1 de cada 5 pacientes tratados con cloroquina y un antibiótico murieron y casi 1 de cada 4 tratados con hidroxicloroquina y un antibiótico fallecieron.

"Sabíamos que esto iba a pasar. Cuando querés introducir un nuevo tratamiento médico que no sabés si funciona, hay 3 requisitos innegociables que debés cumplir: primero, tenés que comparar el tratamiento nuevo, la hidroxicloroquina, con el tratamiento anterior. El segundo requisito es que ni médicos ni pacientes tienen que saber a quién se le aplicó la droga y a quién no. Eso se llama 'doble ciego'. El paciente que venías tratando debe recibir una capsulita que sea idéntica a la hidroxicloroquina, pero que no tenga la droga. Al otro grupo sí le vas a dar la droga. Así se verá si sirve o no, sin sesgos. Sin que nos dejemos llevar por lo que dice un médico excéntrico que ni siquiera conocemos (por Didier Raoult). El tercer requisito es que la droga se aplique al azar. Para que no se le de a quienes estén mejor, y sólo por eso muestren mejoría. Con la hidroxicloroquina no se hizo nada de todo esto. Se aplicó, con confianza", explica a Clarín el infectólogo Fernando Polack, uno de los expertos que asesora al Gobierno desde que la pandemia hizo pie en Argentina.

Tras la publicación del estudio en The Lancet, Francia se replantea si lo seguirá utilizando. El ministro francés de Sanidad, Olivier Véran, solicitó un estudio a la inspección de medicamentos para que haga un análisis. Según tuiteó, aguarda respuestas en las próximas 48 horas y hará una revisión de las normas de prescripción del medicamento y, en su defecto, de su derogación.

Polack, así como el infectólogo Omar Sued, presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), señala que "por la pandemia del coronavirus, se han relajado los criterios de seguridad de la evaluación de los medicamentos. Se hacen recomendaciones tentativas, basadas en opiniones, no en datos".

Sued, que también está en la mesa chica de expertos consultados por el gobierno, subrayó a Clarín que con sus colegas dialoga ahora sobre "la necesidad de revisar periódicamente las recomendaciones -en este caso, la hidroxicloroquina- con la evidencia que va apareciendo".

¿Por qué una droga que sirvió para tratar otras infecciones puede producir hasta la muerte en pacientes con coronavirus? En realidad, la hidroxicloroquina ya era conocida porque en altas dosis y en pacientes graves produce alteraciones cardíacas y arritmias a veces mortales.

"Esta droga fue pensada en otras dosis y para otras patologías, se sabía que podía generar problemas. Pero no estos. El mecanismo de la arritmia se da por trastornos en la repolarización de los ventrículos. Esto se demostró en el estudio de The Lancet. La misma droga en otras patologías no lo hacía, acá los pacientes con covid graves tienen afectado el miocardio. La hidroxicloroquina, en lugar de hacer bien, hace mal", detalla a Clarín el presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología, José Luis Navarro Estrada.

"Pero como tratamiento para el coronavirus teníamos esperanzas en su eficacia. Hasta este momento, la evidencia no es concluyente. Estamos analizando día a día los estudios que van saliendo", suma Sued sobre por qué igual se aprobó su uso como prueba.

El infectólogo refiere al estudio inicial francés sobre esta droga, que mostraba un alto nivel de eficacia y que aún no pudo comprobarse en estudios superiores. También remite a la investigación conocida como Solidaridad, de la OMS, que incluye el análisis sobre hidroxicloroquina entre otros fármacos para encontrar el tratamiento el Covid-19. "Esperamos los resultados de ese estudio en el corto plazo, y así poder tomar decisiones", cierra.

El infectólogo Eduardo López, otro experto en la primera línea de consulta del Poder Ejecutivo, dijo a este diario estar "preocupado" por los resultados desalentadores de la hidroxicloroquina en ese estudio internacional.

"No sólo no hubo beneficios sino que en pacientes con covid mostró que incluso aumentó los días de internación promedio y la mortalidad. Las arritmias ventriculares son graves en la mayoría de los casos. La hidroxicloroquina ya no debería usarse como tratamiento empírico inicial en personas con coronavirus", sentencia.