Coronavirus en Argentina: el piloto militar que busca varados y lleva insumos a las provincias

Sociedad
Lectura

Cuando Javier Schiaffino (42) era chico tenía claro que pilotear era el objetivo. Es tercera generación de "aeronáuticos" y quería volar. En el '97 ingresó a la Fuerza Aérea y si bien

se preparó para atender catástrofes, nunca pensó que le tocaría intervenir en una pandemia​.

Es jefe del Escuadrón 2 de la Primera Brigada Aérea de El Palomar. Su escuadrón es el Fok28 y él pilotea un avión Fokker. Schiaffino, que voló hasta en la Antártida, ahora viaja llevando insumos a las provincias, respiradores, reactivos y vacunas para los ministerios de Defensa y de Salud de la Nación. También repatriando argentinos varados en distintos puntos y ayudándolos a volver a casa en conjunto con Cancillería.

Javier Schiaffino pilotea el fokker de la Fuerza Aérea Argentina y vuela llevando ayuda humanitaria a todo el país. También en vuelos de repatriación.

Javier Schiaffino pilotea el fokker de la Fuerza Aérea Argentina y vuela llevando ayuda humanitaria a todo el país. También en vuelos de repatriación.

Cuando la pandemia fue un hecho la decisión derivó en aprender: "Lo primero que hicimos fue asesorarnos y se armaron los protocolos. No podemos tener contacto con lo pasajeros, volamos con guantes barbijo y nos desinfectan antes y después. Los que van con ellos, cubiertos por completo para mitigar el riesgo", enumera Javier como si fuera la lista que repite ante su familia para que no se preocupe.

El fokker funciona siempre para atender catástrofes o emergencias sanitarias la diferencia -reconoce Javier- es que "el enemigo invisible no se queda quieto".

"Cuando uno es militar se prepara para lo peor. Pero cuando te vas a una guerra vas solo. Acá volvés a tu casa y podés poner en riesgo a tu familia. Todos se preocupan, aunque saben que esto es para un bien común. Y además de las medidas de seguridad que tenemos, están las de casa: ya en la puerta me tiran desinfectante, todo al lavarropas y yo a la ducha", bromea Javier que es cordobés y "vivió en todos lados" pero desde 2008 se instaló en Buenos Aires.

"Somos un equipo, cuando es cuestión apoyar a la sociedad -que para eso nos preparamos- tenemos que estar y lo hacemos sin dudar. Yo me especializo en catástrofes y ayuda humanitaria por vía aérea. Planificamos y hacemos ejercicios, pero esto es diferente: uno toma precauciones, usa equipos, pero no sabés lo que puede pasar. En una inundación es ir a salvar la vida, llevar materiales necesarios, esto es otra cosa porque te sigue", intenta describir.

GS