Coronavirus en Argentina: "El día después no va a volver todo a la normalidad", afirmó Ginés González García sobre el fin de la cuarentena

Sociedad
Lectura

El ministro de Salud, Ginés González García, afirmó este domingo que "el día después" del final de la cuarentena obligatoria por coronavirus"no va a

volver todo a la normalidad" y reconoció que el desborde de jubilados en los bancos del viernes "es mejor que no se repita, no fue un paso bueno"

"Algunos países que fueron exitosos al final por la cuarentena están viendo que levantando masivamente se le complicó de nuevo, es un dia a dia", añadió el funcionario en declaraciones a Radio 10.

"Tenemos que acostumbrarnos a que va a ser un período largo" el marco de la lucha contra la pandemia", agregó.

Qué es el CoronavirusCómo se contagia y cómo son sus síntomas

Mirá el especial

El máximo funcionario del área de Salud dijo que Argentina está "menos mal" que otros países. Agregó: "Estamos con una línea de casos y hechos por debajo de los pronósticos que habíamos hecho".

González García dijo que "uno aprende de las cosas que hacen mal los otros", en referencia a la experiencia de países como Italia. "Hemos actuado más rápido que cualquier otro país del mundo y tomamos todas las medidas juntas", añadió el ministro de Salud en ese sentido.

Más tarde, en diálogo con la emisión de "Unidos por Argentina", ratificó: "No me gusta tener falsas expectativas pero creo que vamos menos mal de lo que les va a otros países. La pandemia existe y no lo pudieron controlar, están pasando cosas terribles, se están desbordando los sistemas de salud con mayor capacidad resolutiva del mundo como los de Nueva York o España".

Ginés González García que hay 4500 camas vacías de terapia intensiva respiratoria y hay 91 ocupadas. "Estamos evitando un contagio masivo. Estamos ganando tiempo, estamos dilatando la aparición, amasetando, que no aparezca todo de golpe y lo estamos logrando", sintetizó.​

Argentina atraviesa la segunda etapa de la cuarentena obligatoria en todo su territorio en un carrera para "achatar" la curva de contagios que ya lleva más de 1554 infectados y 46 muertos y en medio de una crisis económica  agravada por la parálisis de las actividades del país