Crimen de Villa Gesell: cómo es la scopometría, la pericia para identificar la zapatilla con la que golpearon a Fernando

Policiales
Lectura

Sin dudas, el crimen de Fernando Báez Sosa (18) fue la historia que marcó el registro informativo durante la primera parte de este 2020 antes que el 3 de

marzo se registrara en Argentina el primer caso positivo de coronavirus. Fue la imagen (la cara de Fernando, el video de la agresión) de una pandemia que ahora parece reducida ante la real, pero que flota y está ahí, siempre, la del relato salvaje, la violencia que puede explotar en cualquier esquina ante el más mínimo disparador. Y que puede terminar en muerte, como pasó esa madrugada del 18 de enero frente al boliche Le Brique, en Villa Gesell.

A unos días de cumplirse cuatro meses del crimen, una solicitud de la fiscal que investiga el caso tendrá este viernes en Mar del Plata la primera etapa de una pericia que tiene particularidades bien específicas. Se trata de la scopometría y comparará el dibujo de las suelas de los calzados de los 10 rugbiers imputados con la huella hallada en el lateral izquierdo del rostro de la víctima.

El peritaje se realizará en el laboratorio de la delegación marplatense de la Policía Federal Argentina y se estima que el informe final estará listo en dos semanas. En este estudio comparativo, los calzados secuestrados en el domicilio que los jóvenes imputados alquilaban en Gesell serán cotejados con los registros de una huella que Fernando presentaba en el rostro.

¿Qué se podrá determinar en ese estudio? Saber con exactitud la marca y el modelo de la zapatilla que impactó en la cara de la víctima, a partir de un sistema digital que superpone las imágenes hasta que encuentra una foto "espejo" entre esa porción del calzado (generalmente, una parte de la suela) y la toma que retrata el impacto en el objeto, en este caso Fernando.

Esta pericia había sido solicitadas por la fiscal Verónica Zamboni, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 6 de Villa Gesell, quien lleva adelante la causa en la que tiene detenidos a los rugbiers Máximo Thomsen (20), Ciro Pertosi (19), Luciano Pertossi (18), Lucas Pertossi (21), Enzo Comelli (20), Matías Benicelli (20), Blas Cinalli (18) y Ayrton Viollaz (20). Los ocho están imputados como coautores del delito de "homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas" de Báez Sosa. Además, están imputados en calidad de "participe necesario" Juan Pedro Guarino (19) y Alejo Milanesi (19), quienes fueron excarcelados.

En las primeras semanas de investigación "se confeccionó un informe preliminar" respecto del calzado y la huella hallada en el cuerpo, pero este peritaje que comenzará ahora "es más profundo y con una opinión o conclusión del profesional interviniente", según le indicó una fuente de la investigación a la agencia Télam.

Aquel primer paso respecto a la marca de la zapatilla en el rostro de Fernando permitió conocer en detalle de qué se trata una scopometría. Técnicamente es un "estudio de autenticidad comparativo no invasivo. Se basa en la aplicación sistemática de técnicas físicas, para evaluar las características presentes en un ejemplar indubitado (original) y observar su existencia en la misma calidad en el ejemplar cuestionado. Puede ser aplicado sobre cualquier clase de objetos que hayan sido manufacturados en serie, siempre que se cuente con un ejemplar original para realizar el cotejo. Posibles elementos a analizar: papel-moneda, CDs, DVDs, prendas de vestir, calzado, tarjetas de crédito y débito, sellos, precintos, libros, etc.".

Y para tener detalles precisos de esta técnica pericial hay un referente claro, reconocido en todo el país por haber dirigido el único registro de pisadas de la Argentina, con una base de datos de más de 10.000 suelas de calzado, correspondiente a la Policía Científica de Tierra del Fuego. Se trata del comisario inspector Oscar Alfredo Barrios Kogan, actual subjefe de la Policía de Tierra del Fuego.

Una huella de zapatilla permitió esclarecer el crimen de la empresaria panadera Ramona Mercedes Giménez Gauto (37), ocurrido el 29 de mayo del 2010 en Misiones.

Una huella de zapatilla permitió esclarecer el crimen de la empresaria panadera Ramona Mercedes Giménez Gauto (37), ocurrido el 29 de mayo del 2010 en Misiones.

La base de datos del Banco de Huellas de Pisadas "se empezó a armar en 2004. Se fue conformando porque en nuestra región no obteníamos éxitos con el levantamiento de huellas papilares (dactilares). Aquí, por tener un clima subpolar ártico, andar con las manos enguantadas es natural. Así que, en cierta manera, esos resultados infructuosos nos llevaron a tener que valernos de alternativas, y fue entonces cuando buscamos seguir e identificar los rastros de pisadas. La base de datos la nutrimos de varias formas. Por un lado, a cada sospechoso arrestado se le toman fotografías de su calzado; también vamos a los comercios para conseguir imágenes de las suelas de los modelos nuevos, algo que también buscamos en Internet", le contó Barrios Kogan a Clarín.

Ese banco de imágenes permitió resolver decenas de crímenes y fue más de una vez determinante para dar con el asesino. Acá, en el caso de Fernando Báez, los elementos ya obtenidos por los investigadores permitieron cerrar el círculo en los 10 rugbiers. Hay videos y testigos que identificaron a los agresores en las ruedas de reconocimiento. La pericia va a permitir determinar qué zapatilla lastimó a Fernando en el último impacto mortal. Pero para saber quién la tenía puesta al momento de la agresión habrá que sumar detalles de fotos e imágenes, incluso de los informes de las pericias a los teléfonos celulares de los acusados. Determinar quién era el dueño de ese par no es todo: esa noche se las pudo haber puesto otro.

Los rugbiers detenidos, pocas horas después del crimen. De esa casa la Policía se llevó 19 pares de zapatillas.

Los rugbiers detenidos, pocas horas después del crimen. De esa casa la Policía se llevó 19 pares de zapatillas.

El abogado de los detenidos, Hugo Tomei, trató de impedir o retrasar este nuevo peritaje y argumentó que se le hacía imposible viajar desde Zárate hasta Mar del Plata debido a las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio. El planteo fue rechazado por el juez de Garantías de Villa Gesell, que interviene en la causa, David Mancinelli. Además de la scopometría, están pendientes los resultados de las pericias de ADN, realizadas en el Instituto de Investigación Criminal y Ciencias Forenses de la localidad bonaerense de Junín, que podrían demorar dos semanas más.

Trascendentales, además, serán las desgrabaciones de los mensajes de voz y las transcripciones de los chats una vez que se concluya con el peritaje a los teléfonos celulares.

También los peritajes psicológicos y psiquiátricos solicitados por el juez para los ocho rugbiers que están detenidos, y que recién podrán realizarse cuando se levante la cuarentena por el coronavirus, para evitar desplazamientos de los imputados fuera del penal en el que están alojados. Esas medidas estaban programadas entre el 13 y el 24 de abril en la Asesoría Pericial de La Plata y habían sido solicitados por Mancinelli a partir del pedido de arresto domiciliario por parte de la defensa de los detenidos, y su resultado también es aguardado por la fiscal para incorporarlo al expediente, antes de requerir la elevación a juicio del caso.

El crimen de Fernando ocurrió durante la madrugada del sábado 18 de enero frente a Le Brique, en pleno centro de Villa Gesell, cuando el joven fue atacado a patadas y trompadas. El ataque quedó grabado por cámaras de seguridad y teléfonos celulares, por lo que horas después fueron detenidos los diez rugbiers que veraneaban en el balneario bonaerense.

crimen-gesell-crono-uno

Fernando Báez Sosa
(18)

Tenía 18 años, era de Capital Federal y estudiaba Derecho. Había llegado a Villa Gesell para pasar elfin de semana con ex compañeros.

Tomás D.
(18)

Había ido al Le Brique con Fernando, también con Franco y Juan Manuel. Se lo ve en un video mientrases brutalmente golpeado por el grupo de rugbiers.

Testigo "T"

Estaba en el boliche con un amigo y salió a tomar aire cuando se encontró con la escena de lagolpiza. Fue al reconocimiento y marcó a siete de los acusados.

Máximo Thomsen
(20)

Imputado como coautor, desde el inicio de la investigación es el más complicado entre lossospechosos. Lo identifican insultando y golpeando a Fernando.

Enzo Comelli
(19)

Fue identificado por cuatro testigos en las ruedas de reconocimiento: lo vieron pegándole a Fernando.La imputación inicial sobre él fue de partícipe necesario.

Matías Benicelli
(20)

No lo ven golpeando, pero fue reconocido por varios testigos que lo señalan arengando. En un video selo ve claramente yendo de una golpiza (a Fernando) a la otra (a Tomás).

Luciano Pertossi
(18)

Acusado de partícipe necesario, fue señalado por dos testigos. Uno de ellos lo ubicó adentro delboliche, en la agresión inicial a Fernando.

Ayrton Viollaz
(20)

Está identificado como uno de los atacantes de Tomás, el amigo de Fernando y además en actitud deimpedir que Báez Sosa sea atendido.

Lucas Fidel Pertossi
(20)

Se lo ve cuando los patovicas lo sacan del boliche. De remera negra y con una leyenda en blanco, estáen la golpiza al amigo de Fernando. Lo reconocieron dos testigos.

Ciro Pertossi
(19)

Es hermano de Luciano y primo de Lucas. En la imputación inicial de la fiscal está acusado decoautor, junto a Máximo Thomsen.

Blas Cinalli
(18)

Según fuentes del caso es uno de los que golpeó a Tomás, aunque también lo ubican en la golpiza a Fernando. En el final de la rueda, fue indentificado por un testigo. Una pericia determinó que había material genético suyo debajo de las uñas de Fernando.

crimen-gesell-crono-dos