El famoso "liqui": un dólar que mueve US$ 60 millones por día pero no le resta a las reservas

Economia
Lectura

El contado con liqui, una de las alternativas para hacerse de dólares de manera legal para transferirlos al exterior, maneja diariamente un volumen que oscila entre US$ 60 y US$ 100

millones. Está muy por debajo del nivel que se maneja en el mercado oficial que se mueve entre US$ 200 y US$ 250 millones.  

"Subió mucho el volumen en los últimos días a causa de las regulaciones sobre los fondos comunes", comentan en la city en relación a la necesidad de esta industria de desarmar posiciones en dólares. "Diría que se operan entre US$ 60 millones y US$ 100 millones diarios", agrega el jefe de mesa de una sociedad de Bolsa. En otra, un colega con el mismo cargo, le pega cerca: "Estimado, te diría US$ 50 millones".

Para tener una comparación, el mercado oficial mueve unos US$ 200- US$ 250 millones en estos días, con un Banco Central preocupado por tener que ponerse del lado de vendedor por excedente comercial y en esta época del año (perdió US$ 265 millones de reservas en abril).

De todos modo, una operatoria como el contado como liqui no involucra las reservas porque son dólares que ya están en manos de privados. También conocido como CCL (hoy cotiza casi a $ 115 con una brecha arriba del 70%), permite no sólo hacerse de divisas comprando un bono sino venderlo en el exterior y hacerse de los dólares afuera, siempre y cuando tenga una cuenta dónde acreditarlos.

En el organismo explican que más allá de que no haya impacto directo en las arcas se busca erradicar abusos como el de empresas que, operando CCL, pedían autorización para acceder a divisas oficiales para importar.

Comenta otro operador sobre uno de los bonos más utilizados para estas operaciones de dolarización: "En abril el volumen promedio que manejó el AY24 fue el doble de lo que venía manejando en meses anteriores, con picos como los vistos luego de las PASO. Son niveles más altos que en la época del 'rulo'. Si bien tuviste en otros momentos algún monto similar de negociación lo que vemos ahora es que se mantiene".

Un intento de domesticar los dólares alternativos ya se ensayó a mediados de septiembre pasado, una sombra de todos modos de esta artillería de medidas, cuando se dispuso el "parking" para las personas físicas que buscaban vender dólares a buen precio a través de la Bolsa.

Se había puesto de moda el "dólar rulo" y la única forma de pararlo fue con una "espera" de varios días antes de la venta del bono que aumenta el "riesgo precio" y por ende, el peligro de una operación que antes era instantánea. 

Según la nueva normativa, para estar en condiciones de comprar divisas en la plaza oficial, "cualquier empresa tendrá que presentar una declaración jurada en el día en que solicita el acceso al mercado para certificar que, en los 30 días corridos anteriores, no ha efectuado ventas de títulos valores con liquidación en moneda extranjera o transferencias de los mismos a entidades depositarias del exterior", referencias que aluden al contado con liquidación (CCL) y el dólar "Bolsa" o MEP.

Esas compañías también se deberán comprometer "a no realizar esas operaciones a partir del momento en que requiere el acceso y por los 30 días corridos subsiguientes".

AQ​