El peor momento de la industria de la madera en los últimos 50 años

Economia
Lectura

Entre los sectores castigados por el parate de las ventas a partir de la cuarentena está el maderero, cuyas ventas se desplomaron más del 70% en el último mes, según un

relevamiento hecho por la Federación Argentina de la Industria Maderera (FAIMA) entre el 21 y el 23 de abril.

El sondeo revela además, las dificultades que tienen los aserraderos y los fabricantes de muebles para acceder a las líneas de financiamiento anunciadas por el Gobierno para mitigar la crisis. Y también, los inconvenientes que se generaron a partir de la rotura de la cadena de pagos desde que comenzó el aislamiento.

Según el sondeo de FAIMA, el 58% de las empresas del sector registró, en abril, una caída de ventas de más del 70% y el 78% del total relevado mostró bajas mayores al 50 %.

“A la imposibilidad de vender en locales comerciales, la falta de obra pública-privada o el acceso a obra terminada para equipamiento se le suma una altísima demora de los bancos en otorgar créditos o aplicar la normativa vigente que ponen al sector en una situación preocupante", destacó Pedro Reyna, Presidente de FAIMA.

De acuerdo con la información que revelaron, el 72% de las empresas (la mayoria de entre 1 a 19 empleados) cree que no podrá abonar el sueldo de abril o que -como máximo- podrá pagar un 50%. Esto ocurre a pesar de que casi el 90% se registró para el programa de asistencia al Trabajo y la Producción (ATP). Sucede, por otro lado, que el 55% del total no tiene canales de venta online para suplir el cierre de locales.

"Probablemente estemos atravesando el peor momento de la industria de la madera y mueble de los últimos 50 años", expresó Román Queiroz, secretario general de FAIMA sobre la situación actual.

A pesar de que el sector fue considerado esencial en algunos eslabones de la cadena, el impacto del cierre de locales comerciales a la calle y el freno a la obra pública-privada lo pusieron en una situación extremadamente delicada. En este sentido, Gonzalo Rondinone, director ejecutivo de la entidad, agregó que "el impacto de la caída en las ventas es alarmante. Las empresas se descapitalizaron para enfrentar compromisos y hoy se encuentran en una situación de altísima fragilidad financiera”, dijo.

Para realizar el informe “Estado de Situación ante COVID-19 y Cuarentena. Industria de la madera y el mueble” se encuestó a más de 330 empresas. La muestra abarca casi todas las provincias. El sector madera y muebles está integrado por pymes en un 98,7% y genera 110.000 puestos de trabajo entre directos e indirectos.

Según el informe, el 60% de las firmas del sector aún no pudo acceder a los créditos con tasa del 24%. Aunque sí se vieron perjudicadas por la rotura de la cadena de pagos: el 57% indicó que tuvo cheques rechazados en abril.

Entre los motivos para la falta de acceso al crédito se destacan la falta de información por parte de las entidades, sobre todo, lejos de los principales centros urbanos, la exigencia de la nómina completa de empleados en esa entidad y el pedido de mayores garantías desconociendo el Fondo de Garantías Argentino (FoGAR) que avala a las mipymes.

"Ante esta situación la mayoría de los encuestados para afrontar sus compromisos financieros procedió a la descapitalización de las empresas, el diferimiento de algunos pagos o el acceso a líneas crediticias más caras que las oficiales", consignó el trabajo. Según los empresarios, el pago de salarios en los próximos meses junto con el tiempo que lleve la recuperación del consumo son hoy, las principales fuentes de preocupación.