Vendimia 2020: una cosecha atípica, pero histórica

Economia
Lectura

La vendimia 2020 finalizó con una cosecha "atípica" por las medidas adoptadas por el coronavirus y el adelantamiento de la recolección por las altas temperaturas, pero "histórica"

por la sanidad y calidad de las uvas, que permitirá elaborar "algunos de los mejores vinos de los últimos años", coinciden enólogos de todo el país.

"Fue una gran vendimia, de una calidad excepcional aunque de menor cantidad, muy sana y seca, en la que terminamos vendimiando unos 20 días antes dado que las temperaturas de febrero fueron bastante altas, lo que produjo una maduración", explicó a Télam el enólogo Héctor Durigutti, de Durigutti Family Winemakers.

La excelente calidad de las uvas obtenidas y una sanidad excepcional debido al clima cálido y seco, con una baja humedad relativa y una amplitud térmica mayor al año pasado, también fue destacada por el equipo enológico de la bodega Doña Paula.

"Este año ha sido muy especial, al estrés que ha significado la pandemia del virus Covid-19 para la industria, también hemos tenido que lidiar con uno de los veranos más cálidos en muchos años", señaló Martín Kaiser, gerente vitícola de Doña Paula.

En ese sentido, detalló Kaiser, se registró un nuevo récord de 55 días con temperaturas superiores a 32°C, con un marzo incluso más cálido que febrero, que provocaron que "la maduración de las uvas ocurriera entre dos a cuatro semanas antes de lo previsto".

Este año ha sido muy especial, al estrés que ha significado la pandemia del virus Covid-19 para la industria, también hemos tenido que lidiar con uno de los veranos más cálidos en muchos años

Martín Kaiser, de Doña Paula

"Se trató de un año caluroso en momentos clave, no recordamos desde hace muchos años otro similar, que obligó a cosechar antes y en sólo dos semanas, con las complicaciones que eso implica", indicó Diego Ribbert, enólogo de Chandon Argentina.

También en la Patagonia la cosecha 2020 fue "histórica y atípica", no sólo por la dificultad de la cuarentena por el Covid-19 sino también por las altas temperaturas.

"Tuvimos que ingresar la uva apresuradamente, pero estamos muy satisfechos con la cosecha 2020, hemos obtenido uva sana y de muy buena calidad", aclaró el enólogo de Familia Schroeder, Leonardo Puppato, desde San Patricio del Chañar, Neuquén.

En el Norte argentino también destacan que "la calidad de las uvas este año es muy buena, podemos esperar vinos muy frescos, fluidos y de buena madurez": En Cafayate, Salta, los equipos de Bodegas Etchart lograron una "excelente cosecha en calidad y cantidad", aseguró su enólogo Ignacio López.


Respecto de la experiencia de trabajar en cuarentena, el enólogo de la bodega Vicentín Sottano, Adrián Toledo, afirmó que "fue muy distinta a otras (vendimias), con mucha incertidumbre, muchos cambios día a día, muy difícil de programar y organizar".

"Día a día íbamos viendo cómo solucionábamos los inconvenientes que se nos fueron presentando y cruzando los dedos para que nos permitieran levantar la uva", dijo Toledo, para quien "favoreció mucho que la vendimia se adelantó mucho y terminamos antes".

"Fue un año bastante atípico dada esta circunstancia de lo que hemos vivido con el coronavirus, pero este adelantamiento nos ayudó a terminar la vendimia y mandar a la gente a casa lo más temprano posible", coincidió Durigutti.

Para Andrés Vignoni, enólogo de Viña Cobos, se trató de una "vendimia compleja por el coronavirus, en la cual hemos tenido que tomar precauciones extremas, disminuir mucho la carga laboral, aislar los turnos de trabajo", explicó a Télam.

A raíz del estrés al que fueron sometidas las uvas por las heladas de primavera y un verano con altas temperaturas máximas, la vendimia resultó precoz en término de madurez y produjo un volumen menor a la cosecha 2019.

Más calidad, menos volumen

Según el último informe del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), al 26 de abril se habían cosechado 2.036,7 millones de kilos, por debajo de los 2.389,1 millones de la vendimia 2019 y menor aún a los 2.533,8 millones de 2018.

Sin embargo, desde todas las provincias con producción vitivinícola del país coinciden en que la calidad compensará el menor volumen en la producción.

"Los vinos que están saliendo hoy son espectaculares y espero que cuando salgamos al mercado con la cosecha 2020 se pueda apreciar esta calidad que hemos logrado", aseguró Durigutti.


"La cosecha 2020 se planteó bastante atípica, con un período muy seco que la anticipó unas cuatro semanas, y en términos de calidad fue un año muy bueno que va a permitir elaborar vinos con mucha intensidad de fruta y muy buena acidez y frescura", afirmó Gonzalo Carrasco, enólogo de Terrazas de los Andes.

Para Toledo, la vendimia "2020 nos dará algunos de los mejores vinos de los últimos años" por la gran calidad de las uvas.

"Este año va a ser muy difícil de olvidar por el verano muy cálido que acortó nuestra vendimia en cuatro semanas; pero, sin dudas, será recordado por la gran calidad de los vinos", agregó Kaiser.

"La vendimia 2020 fue sin dudas excepcional en términos de calidad, en todo este contexto increíble; un año muy conflictivo en términos sociales y difícil en términos climáticos que sin embargo va a perdurar en nuestra mente durante mucho tiempo", aseguró Ribbert.