Dólar hoy: el Banco Central dio marcha atrás con la norma que permitía comprar y vender divisas a cualquier comercio

Economia
Lectura

A última hora del jueves y antes del feriado del 1 de mayo, el Banco Central emitió una nueva normativa que cambia parte del negocio de las operadoras de Bolsa.

data-adtype="cajagrande"/>

La entidad que conduce Miguel Pesce apartó del negocio de compra y venta de dólares a las casas de Bolsa (denominadas Alyc) u otro tipo de operador que no sea un banco o una agencia de cambio ya registrada. Lo hizo a través de la Circular A 6999, que da marcha atrás con la “liberalización” del mercado que había aplicado el Banco Central en enero de 2018.

Aquella circular, emitida durante la gestión de Federico Sturzenegger al frente del BCRA permitía literalmente a cualquier persona jurídica, del rubro que fuere, a convertirse en operador de cambio. El único requisito que tenían era inscribirse como operador de cambio. 

El párrafo dejado sin efecto el jueves, decía textualmente que “para dedicarse de manera permanente o habitual a operar en el Mercado Libre de Cambios, toda persona jurídica no autorizada en el marco de la Ley de Entidades Financieras, deberá previamente obtener autorización al efecto, para lo cual deberá inscribirse en el “Registro de operadores de cambio” habilitado por este Banco Central de la República Argentina (BCRA) (...) A partir del momento en que reciba el certificado de autorización que acredita lo anterior, queda habilitada para operar en cambios".

La circular parcialmente derogada agregaba que: “Las personas jurídicas que desarrollen actividades comerciales, industriales o de otra clase, podrán ser autorizadas (mediante el registro del párrafo anterior) para realizar simultáneamente con dichas actividades, las operaciones previstas para agencias de cambio. Las personas humanas que soliciten ser autorizadas para actuar en el mercado de cambios en forma individual podrán hacerlo bajo la forma de personas jurídicas unipersonales como ser las sociedades por acciones simplificadas (SAS) y las sociedades anónimas unipersonales (SAU)”.

Muchas firmas, entre ellas Balanz, Invertir On line, Portfolio Personal y Bull Markets, entre otras, se volcaron al mercado de compra y venta de divisas como una forma de atraer clientes a su verdadero negocio, el del asesoramiento en inversiones financieras. Pero también se limita la posibilidad de que los supermercados u otro comercio minorista acepte dólares como parte de pago.

Con aplicaciones bien sencillas que permitían la compra de divisas a través del celular, las sociedades de Bolsa planteaban la operatoria como una puerta de entrada de inversores minoristas a un horizonte de opciones más amplio que el ahorro en dólares o en plazos fijos.

Ahora, estas firmas ya confirmaron que buscarán la manera de adecuarse para poder seguir siendo una opción para la compra de divisas. Aunque el negocio esté restringido, por el super cepo, a 200 dólares por mes y por persona. 

La nueva norma les da 30 días para presentar un plan de "encuadramiento" y hasta el 30 de septiembre para implementarlo. Las sociedades ya pusieron a trabajar a sus abogados para evaluar la situación.

"A las casas de cambio o agencias de cambio que tienen esa actividad como objeto único no les pasa nada. El resto, que son multiobjeto, tienen que dejar de vender cambio o adecuarse, que significa crear una empresa nueva dedicado exclusivamente a la venta de cambio", explican desde el Banco Central.

Desde las Alyc que estaban en la operatoria no terminan de entender el objeto de sacarlos del mercado. Es que, luego del cepo que solo permite comprar y vender 200 dólares por mes, esa rama del negocio -que creció con fuerza durante el gobierno de Mauricio Macri- se había reducido. Se usa pero solo para comprar: nadie quiere vender a $ 65.

El crecimiento se había dado porque tenían precios mucho más convenientes que los bancos. Es más, en algún momento llegaron a ofrecer la compra y venta de dólares al mismo valor, sin el característico spread de las entidades financieras.