Un grupo de acreedores de la provincia de Buenos Aires rechazó la oferta por la deuda

Economia
Lectura

Un grupo de acreedores de la Provincia de Buenas Aires rechazó la oferta por la reestructuración de la deuda que el gobernador Axel Kicillof presentó el jueves de la semana pasada.

Esa propuesta prevé una quita de 55% en los intereses, más una reducción del 7% en el capital con tres años de gracia en los que no se pagaría ni un dólar.

La Provincia debe reestructurar deuda por US$ 7.100 millones. Esta mañana el comité de acreedores Ad Hoc, un grupo de bonistas que declara tener el 40% de la deuda bonarense, emitió un comunicado informando que no aceptarán la propuesta de reestructuración.

El comité calificó la oferta como "unilateral" y apuntó que "no refleja la capacidad de pago de la Provincia". Y llama a encarar una nueva negociación "de buena fe".

Este viernes la Provincia debe pagar un vencimiento por US$ 110 millones. Ya anunció que no lo hará. De este modo cuenta con tiempo hasta el 31 de ese mes para llegar a un acuerdo, ya que se día vence el período de gracia del bono. Si no lo paga al 31 de mayo o no reestructura antes, entrará en default. 

BANER MTV 1

Buenos Aires ofrece un menú de cuatro nuevos títulos, en dólares y en euros. Con el período de gracia, los nuevos bonos recién empezarán a pagar intereses en 2023. El cupón promedio inicial será de 1,97% y se incrementará escalonadamente hasta llegar a un máximo de 5,375% en 2026, para las opciones en dólares, y de 3,875% para los que son en euros.

La operación propone lograr "una extensión de la vida promedio de los bonos desde 4 años actuales a 13 años", y un ahorro de intereses durante el período 2020-2027 de 55% comparado con el monto actual a pagar. La quita sobre el capital sería del 7% en promedio, con una reducción del 10% en los títulos más cortos y del 5% en los más largos.

El gobernador Axel Kicillof ya dio un paso en falso con los acreeedores en febrero, cuando propuso un canje por el BP21 que incluía un vencimiento de US$ 250 millones que fue rechazado por los acreedores. Ante la intransigencia de los bonistas, el gobernador finalmente tuvo que ceder y pagar.

De este modo los acreedores bonaerenses siguieron el camino de los acreedores de la Nación, quienes semanas atrás también rechazaron la oferta presentada por el ministro Martín Guzmán. En el caso de la Nación la oferta supone una quita del 62% sobre los intereses y tres años de gracia. Pese al rechazo de tres grupos de bonistas, Guzmán insistió en que no habrá mejora en la propuesta. El Gobierno tiene tiempo hasta el 22 de mayo para llegar a un arreglo. Si no hay acuerdo para esa fecha el país entrará oficialmente en default, ya que no pago vencimientos por US$ 500 millones que debía cubrir el 22 de abril y en cambio hizo uso de los 30 días de gracia mientras busca acercar posiciones con los acreedores.

Hasta ahora la Provincia se viene manteniendo en la misma línea que la Nación. La semana pasada, el ministro de Economía provincial, Pablo López, sostuvo en declaraciones al programa radial El destape que no habrá mejoras en la oferta. "Es la única oferta que presentaremos y esperamos que la acepten. La situación de la provincia de Buenos Aires ya era muy compleja desde antes de la pandemia de coronavirus, y ahora con la crisis sanitaria se agravó aún más", aseguró.