El pedido de cierre definitivo de El Palomar: ¿El fin de las low cost?

Economia
Lectura

Es claro que para el kirchnerismo, las low cost son sinónimo de macrismo, de la foto de los funcionarios de Cambiemos al lado de los aviones de Flybondi, o de Mauricio

Macri parado junto a los ejecutivos de JetSmart, en El Palomar. No existe la menor afinidad entre La Cámpora, a cargo de Aerolíneas, y la competencia de las low cost.

Pero también es claro que ni Alberto Fernández ni su ministro de Transporte, Mario Meoni, quieren cargar con el costo de liquidar 2.000 empleados directos (1.000 de las "low cost" y otros 1.000 en El Palomar), sin contar con los empleos indirectos y el valor económico que, hasta la cuarentena, aportaban las dos aerolíneas en casi 20 provincias. Esa es una clave posible para leer lo que está ocurriendo con el pedido de la concesionaria privada Aeropuertos Argentina 2000.

La movida para cerrar El Palomar comenzó hace diez días, cuando AA2000 hizo una presentación ante su interlocutor en el Gobierno nacional, que es el Organismo Regulador del Sistema de Aeropuertos (ORSNA). Así lo aseguró a Clarín el gerente general de JetSmart de Argentina, Gonzalo Pérez Corral.

"El 14 de abril, Aeropuertos Argentina 2000 presentó una nota pidiendo el cierre definitivo del aeropuerto de El Palomar. El 15 de abril, apenas un día después, el ORSNA dio el visto bueno, sin haber tenido tiempo para ningún tipo de análisis. Me llama muchísimo la atención", dijo Pérez Corral.

BANER MTV 1

Las aerolíneas que operan en El Palomar, JetSmart y Flybondi, son las únicas dos "low cost" que quedaron en el país, luego de la deserción de Norwegian tras las PASO de agosto de 2019. Las dos anticiparon que harán presentaciones ante la Justicia para evitar el cierre de esta aeroestación del oeste bonaerense, adonde se puede llegar cargando una valija por el único costo de pagar poco más de diez pesos con el tren San Martín hasta la estación Hurlingham (está pegada al aeropuerto), en 40 minutos desde Retiro.

Flybondi ya realizó su presentación legal ante ORSNA "para que se le dé urgente intervención en el análisis de la solicitud realizada por AA2000 a las autoridades". Desde las empresas dan a entender que el Poder Ejecutivo quiere que las "low cost" se terminen yendo sin necesidad de echarlas.

"Es claro que Ezeiza no es una opción para nosotros", dijo Pérez Corral. "Pero además, antes de la pandemia, nosotros veníamos reclamando que nos dejaran usar las tres amarras de Aeroparque de Norwegian. Era un reclamo que había comenzado a principios de enero y todavía sigue sin respuesta", agregó.

Desde el ORSNA, sus voceros aseguran que el pedido de AA2000 "está en estudio". Las empresas afectadas son un poco más contundentes: "Todos los gobernadores están muy enojados con lo que están haciendo desde Aeropuertos Argentina 2000 y el ORSNA", dijo el gerente general de JetSmart. "Saben que el cierre de este aeropuerto impacta directamente en su economía y sus finanzas".

NE