La Pampa subió un impuesto a los bancos privados mientras dure la pandemia

Economia
Lectura

El gobernador de La Pampa, Sergio Ziliotto anunció un aumento del 66% del impuesto a los ingresos brutos a los bancos privados. Al anunciar un paquete de proyectos relacionados con incentivos

a pequeña y mediana industria y a los monotributistas, dijo que elevarán la alícuota a la banca privada.

Ziliotto decidió que subirá la alícuota de Ingresos Brutos -el impuesto que se paga sobre el total de la facturación- del 9 al 14%. Y lanzó: "hay que repensar el rol de los bancos".

Previsiblemente, los bancos rechazaron la medida. Así lo hicieron saber, por lo menos, las entidades privadas de capital nacional, agrupadas en Adeba: “Existe un consenso generalizado que los impuestos sobre ingresos brutos son sumamente distorsivos, porque generan el denominado efecto “cascada” y desalientan la actividad económica. Esta situación se ve agravada por el crecimiento que han verificado las alícuotas en los últimos años, en todas las jurisdicciones”, señaló la entidad.

A la hora de explicar el incremento del impuesto a la banca privada, Ziliotto señaló: "al haber fracasado la operatoria para que los bancos privados presten a Pymes, desde el Gobierno Provincial se decidió crear un impuesto de emergencia mientras dure la emergencia sanitaria". Esperan recaudar en 6 meses unos 67 millones de pesos.

BANER MTV 1

Ziliotto dijo que "apelamos a la solidaridad y como no la tuvimos...tomamos la decisión desde la fortaleza política de quienes más tengas más pongan”.

“Hemos tomado esta decisión porque vimos una defección de parte de la banca privada que ha hecho casi fracasar la línea de créditos al 24 % que les pidió el Presidente que pongan en marcha”, dijo el gobernador pampeano.

Ziliotto justificó el aumento a la banca privada en que “el Estado tiene que fijar las reglas de juego para un mundo más justo y con igualdad de oportunidades. Para eso tenemos que avanzar en grandes reformas y una de ellas es al sistema financiero nacional. Tenemos que repensar el rol de los bancos”.

Anticipó que ese impuesto es coparticipable, es decir que una parte va a los municipios. Lo recaudado por la totalidad de las jurisdicciones provinciales y CABA cobran impuesto sobre los Ingresos Brutos (IIBB) a los intereses de los préstamos bancarios. Estos tributos aumentan en forma sustancial el costo de los préstamos que toman las personas y las empresas. Termina siendo una transferencia de recursos de los tomadores de prestamos hacia los estados provinciales.

En Adeba se quejaron. Destacaron que el Estado Nacional, el BCRA y los bancos están realizando grandes esfuerzos para llegar a las empresas con financiaciones a tasas bajas, para ayudarlas a superar la actual crisis. Una baja de los IIBB sobre los préstamos, sería un aporte concreto de los estados provinciales para ayudar a las empresas y comercios a superar la actual situación. Una baja de los IIBB significaría en un menor costo del crédito y de esa forma las provincias potenciarían los esfuerzos que se hacen a nivel nacional.”