La Cámpora ganó más espacio en puestos claves y en el manejo de la caja

Politica
Lectura

Con la llegada de María Fernanda Raverta a la conducción de la ANSES -tras el pedido de renuncia a Alejandro Vanoli-, la agrupación kirchnerista La Cámpora terminó de definir una participación

potente en el gobierno de Alberto Fernández. Y puso, además, un pie trascendental en la administración de Axel Kicillof, con la designación como ministro de Desarrollo de la Comunidad de Andrés "Cuervo" Larroque, delegado político de Máximo Kirchner.

Axel Kicillof y Andrés Larroque, hombre de La Cámpora y flamante ministro bonaerense

Axel Kicillof y Andrés Larroque, hombre de La Cámpora y flamante ministro bonaerense

Repasando la participación actual de la agrupación K, son muchos los lugares de poder y de manejo de cajas que ha alcanzado en el Gobierno nacional. Pero primero, hay que analizar dos elementos políticos: uno, la actividad y cercanía que Eduardo "Wado" De Pedro tiene junto a Alberto Fernández, quien lo designó como ministro del Interior de su gestión.

De Pedro participa de casi todas las actividades del Presidente y está sentado a su lado, en cada una de las conferencias de prensa donde el jefe de Estado comunicó los detalles de la cuarentena, desde el día de su aplicación hasta el anunció de la fase 3: siempre al lado de Fernández estuvo su jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y De Pedro, quien ejerce muchas tareas que se complementan a las de Cafiero, como la relación con los gobernadores de todo el país.

Pero además de la relación de ribete institucional de De Pedro, aparece siempre Máximo Kirchner. El hoy jefe de la bancada de diputados nacionales del Frente de Todos es una voz a la que Alberto siempre recurre, además de invitarlo a muchas de las teleconferencias que mantiene, no solo con legisladores sino con los intendentes de la provincia de Buenos Aires, donde Máximo y La Cámpora ejercen su influencia. El hijo de Cristina mantiene diálogo cotidiano con los jefes comunales del conurbano, a los que Fernández también dedica atención personalizada.

Precisamente fue Máximo quien aportó el nombre de Fernanda Raverta para la conducción de la ANSES en lugar del eyectado Vanoli, quien ya no contaba con el beneplácito de Cristina Kirchner, quien había pedido su salida, amén de que también contaba con las molestias del Presidente tras la pésima implementación del primer día de cobro de jubilados y pensionados en los bancos, el 3 de abril, a poco de comenzada la cuarentena.

Así, la influencia de La Cámpora se extiende a cuatro "cajas" fundamentales de la administración nacional:

- ANSES: Fernanda Raverta reemplazó a Alejandro Vanoli en la Administración Nacional de la Seguridad Social, donde ya la agrupación K contaba con el secretario general del organismo, Santiago Fraschina. Pero además, allí tiene el control de tres secretarías fundamentales para el manejo de esa poderosa administración, que le permite designación en cargos y llegada a todo el país.

El presidente Alberto Fernández poniendo al frente de la Anses a María Fernanda Raverta

El presidente Alberto Fernández poniendo al frente de la Anses a María Fernanda Raverta

Estas son Prestaciones que maneja las UDAI, las Unidades de Atención Integral que permite el manejo político de todo el territorio y donde se registraron, desde el retorno del peronismo al poder, una pelea entre La Cámpora y los intendentes por imponer allí a gente de su plantel, pelea que la agrupación de Máximo ganó. Luego está la secretaría Jurídica donde se implementa el pago de las sentencias judiciales, una verdadera millonada, y por último, la de administración, la Gerencia General Administrativa, que controla todo el manejo de las cuentas del organismo.

- AEROLÍNEAS. El manejo de la aerolínea de bandera ya la tuvo La Cámpora con Mariano Recalde, durante la presidencia de Cristina Kirchner. Ahora, la vuelve a tener con Pablo Ceriani como titular de la compañía, quien fue el dos en la gestión Recalde. La gestión macrista, al llegar a Aerolíneas, batalló para sacar a numerosos cuadros políticos kirchneristas que estaban en esa empresa. Ahora, varios de ellos han vuelto a la aerolínea y volvieron a ponerla en manos de La Cámpora.

- YPF. Alberto Fernández eligió como titular de Yacimientos Petrolíferos Fiscales al economista Guillermo Nielsen pero la estructura es manejada por la agrupación kirchnerista, desde donde se critica fuertemente a quien fuera secretario de Finanzas de Roberto Lavagna, en la gestión de Néstor Kirchner. El hombre fundamental en ese esquema es el pampeano Santiago "Patucho" Álvarez, quien durante el kirchnerismo ocupó los cargos de gerente de la TV Pública y que también fue director de Télam. Ahora, desde el área de comunicación, ejerce un control político de la empresa estatal en nombre de La Cámpora.

- PAMI. La obra social de los jubilados es conducida por Luana Volnovich, quien era hasta asumir allí, diputada nacional especializada en temas previsionales. El PAMI es la obra social más grande de la Argentina, con 5 millones de afiliados. El trabajo allí permite un alcance nacional fundamental para una organización política como la camporista que tiene trabajo territorial en todo el país, lo que permite sumar influencia y poder.

Alberto Fernandez con Axel Kicillof y Luana Volnovich en la apertura del Hospital de alta complejidad del Bicentenario. Foto Presidencia

Alberto Fernandez con Axel Kicillof y Luana Volnovich en la apertura del Hospital de alta complejidad del Bicentenario. Foto Presidencia

A este repaso de estos cuatro bastiones nacionales, más el poder e influencia de Máximo Kirchner y Wado De Pedro, hay que sumar la novedad de que Andrés "Cuervo" Larroque asumió como ministro de Axel Kicillof, en la cartera de Desarrollo de la Comunidad, que ocupaba hasta ahora Fernanda Raverta.

Andrés Larroque. Foto Télam

Andrés Larroque. Foto Télam

Así, el lugarteniente político de Máximo ocupa un lugar ministerial junto a Kicillof, quien hasta el momento había resistido la inclusión en su gabinete de nombres que no fueran de su estricto deseo. Solo Cristina Kirchner le impuso nombres a Axel, como son Sergio Berni (Seguridad) y Julio Alak (Justicia y Derechos Humanos).

Ahora La Cámpora lo logró, con la inclusión de un dirigente de peso, nada menos que el secretario general de la agrupación y hombre de estricta confianza de Máximo K.,

PDL