Día del trabajador: Moroni destacó la prioridad de cuidar el empleo y el acuerdo CGT-UIA

Politica
Lectura

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, remarcó hoy la "prioridad de mantener los empleos" en el marco de la pandemia de coronavirus, aseguró que la Argentina se

ubica entre las seis naciones del mundo que más protege los contratos laborales en este contexto y realzó el acuerdo alcanzado en los últimos días entre la UIA y la CGT.

En una entrevista con Télam con motivo de conmemorarse mañana el Día del Trabajador, el ministro señaló que su cartera no recibió aún ningún pedido formal o informal de reapertura de paritarias porque "la prioridad es mantener los empleos" y destacó la existencia de "un sindicalismo fuerte".

Asimismo, Moroni expresó que "la realidad obliga a definir prioridades", reivindicó la política de preservación del empleo y los ingresos y de protección del salario indirecto -el cuidado de las tarifas y los servicios públicos-, de suspensión de ejecuciones hipotecarias y de los desalojos, por ejemplo.

No hay un fenómeno inflacionario importante ni un retroceso de ingresos significativo

CLAUDIO MORONI

BANER MTV 1
Paritarias

El ministro aseguró que ningún gremio solicitó aún la reapertura formal o informal de paritarias, porque sabe que "la prioridad es mantener el empleo" y, en relación con la realidad salarial privada y pública, aseveró que entre "los ajustes de convenio pendientes de 2019 y el aumento por decreto, los haberes le ganaron a la inflación en el primer semestre y recuperaron algunos puntos" y, además, agregó que "no hay un fenómeno inflacionario importante ni un retroceso de ingresos significativo".

Los trabajadores del Estado

"De todas formas, en el Estado sí están atrasados, aunque allí existen distintos convenios. Mi afirmación remite y es aplicable sobre todo a la administración central (Sinep), que en su momento deberá ser objeto de revisión", adelantó.

"Siempre rescaté el fenómeno que en el país significan las representaciones colectivas de empleadores y trabajadores, cuyas cámaras y gremios procuran llevar adelante este proceso de forma ordenada para proteger esos contratos de trabajo y las unidades productivas, a lo que se liga la integración social. Además de ser fuente de ingresos, el empleo es el mejor modo de inserción", puntualizó Moroni.

El acuerdo entre la UIA y la CGT


El funcionario reivindicó el reciente acuerdo firmado entre la CGT y la Unión Industrial Argentina (UIA), que permite producir suspensiones a partir del pago del 75% del salario neto de quienes no cumplen tareas por la pandemia, y desechó las críticas de otros espacios gremiales respecto de ese convenio de dos meses porque "en este marco esa posición es un error de apreciación", afirmó.

Al respecto, explicó que el acuerdo se conversó durante mucho tiempo con sindicalistas y empresarios y el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y significó el otorgamiento de "un marco a las negociaciones por suspensiones para permitir un grado de protección de derechos y mantener la unidad productiva de las empresas que están casi con las persianas bajas", enfatizó en otro tramo de su entrevista con esta agencia.

El ministro no quiso hacer pronósticos respecto de la posibilidad de prorrogarlo y sostuvo que habrá que observar "la evolución de la situación, del país y de la sociedad para decidir luego si ello es o no posible", a la vez que reafirmó que "el gobierno continuará haciendo todo lo necesario para evitar la extinción de los contratos laborales, porque esa es la peor situación que atraviesa una persona".

"Se puede estar o no de acuerdo con ese instrumento que firmaron obreros y empresarios. Pero la realidad es que hay sectores que no trabajan, como comercio y gastronómicos. Bares y restaurantes están cerrados. Los comercios no pueden vender, a excepción de las entregas por internet. El país viene de dos años de recesión. Es muy difícil que un pequeño negocio tenga resto para seguir pagando el cien por ciento de los salarios sin vender. Hay que ser muy imaginativo para mantener los empleos y algún ingreso digno. Me parece que en este contexto las críticas a ese acuerdo son un enfoque equivocado, un error de apreciación", dijo.

Moroni sostuvo que la primera etapa para emerger de la crisis sanitaria es la protección de esos contratos de trabajo y unidades productivas y, la segunda fase, pasará por "pensar muchas situaciones nuevas, como la determinación de horarios, jornadas laborales y cambios en el esquema del transporte público, en especial en las horas pico, porque es uno de los temas que más preocupa a los sanitaristas".

EL trabajo a distancia

En otro orden, el ministro reivindicó también el trabajo a distancia o desde los hogares, que se implementó de "una manera simple y rápida por la pandemia", porque hay algunas actividades en las que "ese sistema comenzará a ser duradero", aunque reconoció que habrá que "estudiar y buscar modelos en otros países" y mejorar las condiciones para realizarlo, como también perfeccionar la conectividad.

"Por la emergencia, ahora solo se determinaron mínimas regulaciones, pero no hay nada concreto y habrá que avanzar en normas. El trabajo a distancia no puede violar los derechos básicos y tampoco significa la desvinculación total de la comunidad laboral", afirmó.

Por último, Moroni sostuvo que de forma previa al estallido del virus su cartera se había fijado como uno de los objetivos de gestión producir avances en "los mecanismos de formalización laboral, ya que existe un universo de trabajadores formales, registrados, en blanco; otro que percibe planes de asistencia y, en el medio, un tercero de trabajadores informales, que son casi ocho millones".