Human Rights Watch avaló la liberación de presos por delitos no violentos

Politica
Lectura

La organización de derechos humanos Human Rigths Watch se pronunció este miércoles “sin titubeos” a favor de la liberación de los presos en la Argentina por riesgo de coronavirus, aunque, aclaró

que para reclusos por delitos no violentos. “El culpable de homicidio o el violador debe cumplir la pena”, señaló.

José Miguel Vivanco, titular para las Américas del organismo con sede en Washington, tuiteó que “en Argentina hay gran controversia sobre la liberación de reclusos en respuesta al Covid-19. Sin titubeos, abogamos por la liberación de presos como una medida imprescindible para reducir el hacinamiento”.

Señaló luego que “el culpable de homicidio, el violador, sin duda debe cumplir la pena. Pero hay muchos reclusos por delitos no violentos que pueden ser puestos en libertad temporalmente, mientras dure la crisis, sujetos a vigilancia electrónica u otras medidas”.

“Argentina debería considerar alternativas a la prisión para ciertas categorías de detenidos que no amenazan la seguridad pública”, dijo y ofreció algunos ejemplos.

BANER MTV 1

Primero: los que están en prisión preventiva por delitos no violentos (un 46% de los reclusos de Argentina está esperando juicio). Segundo: los adultos mayores, embarazadas, personas con discapacidad y con enfermedades crónicas, teniendo en cuenta el tiempo de pena cumplido, la gravedad del delito y el riesgo de su liberación para la sociedad. Tercero: condenados por delitos no violentos próximos a cumplir la pena.

“La perspectiva de que el Covid-19 convierta a las cárceles argentinas en incubadoras para propagarse es una amenaza para todos, no solo para los reclusos. Es crucial reducir la superpoblación y se puede hacer de forma segura”, dijo y agregó que en los penales de la provincia de Buenos Aires hay casi 52 mil reclusos y 24 mil plazas.

“El distanciamiento social es prácticamente imposible. Hay que reducir el hacinamiento, lo que es también fundamental para mejorar la higiene y el cuidado médico”.

En medio de la polémica que se originó por la medida, a la que se opusieron diversos sectores políticos y de la sociedad civil, el presidente Alberto Fernández negó este miércoles que su gestión prepare una “liberación masiva” de presos y aseguró que “la solución a este problema está en manos de los tribunales”. Además, afirmó que existe “una campaña mediática” para instalar que el Gobierno favorece “la libertad de quienes han sido condenados”.