Cristina Kirchner le propuso a la oposición hacer sesiones 100% virtuales y ella presidirlas desde el Congreso

Politica
Lectura

Tras el pre acuerdo en Diputados para avanzar con sesiones mixtas, Cristina Fernández de Kirchner se reunió presencialmente con el jefe de bloque del Frente de Todos, José Mayans, y su

par de Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff, y les propuso sesiones virtuales con una duración máxima de cuatro horas, sólo con las autoridades de la Cámara alta en el recinto y los legisladores conectados en forma virtual, desde organismos oficiales, como legislaturas provincias o concejos deliberantes.

El encuentro tuvo lugar en el despacho del segundo piso que Fernández tiene en la Cámara alta. Empezó apenas pasadas las 17 y se extendió por más de una hora y media a puertas cerradas.

Fernández le entregó la propuesta de sesión 100 % virtual -Naidenoff quedó en responder- e invitó a ambos senadores a visitar el recinto donde ya se instalaron las cámaras y las pantallas para sesionar en forma virtual.

La reunión se dio pocos días después de que la Corte Suprema de Justicia rechazara el pedido de certeza de constitucionalidad para las leyes virtuales solicitado por Cristina Kirchner y ratificara que el Senado es el único organismo que puede interpretar si su reglamento permite o no las sesiones virtuales.

BANER MTV 1

El oficialismo interpretó que, con esa resolución, el máximo tribunal avalaba las sesiones virtuales y que, por eso, no es necesario modificar el reglamento de la Cámara alta.

Sin embargo, en Juntos por el Cambio insistían en la necesidad de modificar el reglamento y aprobar la modificación en una sesión especial con el aval de dos tercios de los presentes.

"Estamos de acuerdo en avanzar en forma remota pero para eso hay que modificar el reglamento y en el Senado se requiere de una sesión presencial con mayoría calificada", había planteado Naidenoff a Clarín.

En Diputados, el presidente de la Cámara, Sergio Massa y los jefes de todos los bloques opositores acordaron el lunes, a última hora, crear un protocolo que habilite temporalmente -por 30 días- las sesiones virtuales y "mixtas"; es decir con algunos legisladores presentes en el recinto y otros conectados de manera remota.

Ese protocolo -que este martes redactó la comisión de modernización- será aprobado el miércoles por la comisión de Peticiones, Poderes y Reglamentos, la encargada de modificar el estatuto interno de la Cámara.

Aunque, la discusión sobre cómo se va a refrendar ese dictamen sigue abierta. El oficialismo quiere que sea avalado por los jefes de bloque en una reunión de labor parlamentaria, aunque JxC pide una reunión presencial exprés. 

De cualquier forma, ese protocolo también será votado después por todo el cuerpo cuando se haga la primera sesión mixta, prevista para la semana que viene. "Antes de discutir cualquier proyecto se haría un apartamiento de reglamento para aprobarlo, respetando la mayoría de tres cuartos que exigen los cambios de reglamento", señalan desde el oficialismo y la oposición.

Por otra parte, el ministro de Interior, Wado De Pedro, acudió al Congreso este martes para reunirse con Massa y actualizar la firma del convenio con el Registro Nacional de las Personas (Renaper), que brindará el servicio de reconocimiento facial de los legisladores en las sesiones virtuales, para garantizar que el quórum sea legítimo.