Pignanelli apoyó la decisión de retirarse de la negociación de acuerdos de libre comercio

Politica
Lectura
El jefe del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata), Ricardo Pignanelli, apoyó la decisión de la Argentina de retirarse de la negociación de acuerdos de libre comercio entre

el Mercosur y otros países porque "eso sería suicida en un escenario económico que va a cambiar después de la pandemia" y sostuvo que la prioridad del Gobierno debe ser "cuidar el trabajo y afrontar la negociación de la deuda con espíritu soberano".


"Seguir adelante con negociaciones de libre comercio durante una pandemia es una verdadera locura; sería suicida encarar este proceso en el marco de un escenario económico que va a cambiar", advirtió Pignanelli, en diálogo con Télam.

Además, consideró que si esos acuerdos avanzaran arruinarían "la estrategia que está desplegando el Gobierno de proteger a los pequeños y medianos empresarios durante la crisis causada por la pandemia del coronavirus".

El sindicalista sostuvo que "hay que consolidar y trabajar la idea de integración del Mercosur más allá de lo coyuntural" aunque aceptó que esto será muy difícil mientras "no todas las administraciones privilegien la salud de la población".

"A algún país chico puede servirle negociar los tratados de libre comercio; a nosotros no, porque nos inundarían de productos; somos 44 millones de personas y el 50% tiene un trabajo precarizado o no lo tiene; no podemos darnos ese lujo", afirmó.

El jefe de Smata también apoyó la oferta de reestructuración de la deuda que presentó el Gobierno porque, consideró, "es la única posibilidad real de pagar sin hipotecar el futuro de los trabajadores argentinos" porque tiene "espíritu soberano".

BANER MTV 1

"La oferta que hizo el ministro Martín Guzman puede no gustarles a los bonitas pero es un planteo real que no tiene que ver con las locuras se plantearon antes; no podemos empeñar a las generaciones futuras y por eso se pueden los tres años de gracia, el objetivo es volver a crecer para poder empezar a pagar", consideró el sindicalista, el mismo día que la CGT se pronunció a favor de la negociación en un comunicado.

Sobre el impacto del escenario de la pandemia en la negociación, advirtió que "cambió todo" a pesar de que la situación "es heredada".

"Sin pandemia tampoco podíamos pagar pagar; también era un escenario irreal; la oferta de Guzmán es práctica y real porque busca que el aparato productivo esté nuevamente en marcha y así generar superávit", dijo.

También criticó a quienes defienden la postura de los bonistas en el país: "A los bonistas los entiendo porque discuten sus intereses; pero no entiendo a los argentinos que los apoyan porque hasta el FMI dijo que esta deuda es impagable".

"Hay que preguntarse atrás de qué intereses están esos argentinos y algunos medios para reafirmar que nuestra propuesta es caprichosa y agresiva; por alguna razón prefieren un sometimiento a largo plazo", analizó.