La trama política oculta detrás de la violenta rebelión de los presos

Politica
Lectura

Todos los presos quieren salir, pero nunca lo piden todos juntos, varias veces y al mismo tiempo. Ahora sí.

En los argumentos no hay objeciones a una condena injusta

Todos los presos quieren salir, pero nunca lo piden todos juntos, varias veces y al mismo tiempo. Ahora sí.

En los argumentos no hay objeciones a una condena injusta

ni el reclamo a otra instancia de apelación ni el viejo truco de “la condena no está firme” al que recurrió, por ejemplo, el ex vicepresidente Boudou​, con condena confirmada en Casación.

El único argumento es el coronavirus​. Y en el coronavirus entra todo.

En el Juzgado de Ejecución Penal Nº1 de Quilmes llevan los cómputos de 1.400 condenados bonaerenses. Más de mil de ellos ya pidieron quedar libres. La mayoría obtuvo una respuesta negativa, pero ahora hay 105 que ya hicieron el pedido por tercera vez y esperan una respuesta en cárceles donde acaba de comenzar un juego peligroso: desde la política los incitan a reclamar una y otra vez, a insistir hasta que lo consigan. Están inquietos porque otros salen y ellos no, y todos son tan potenciales víctimas del coronavirus​ como los que se fueron. No importa lo que hayan hecho.

BANER MTV 1

Si el juzgado se los niega van directamente a la Cámara de Casación de la Provincia​ con un recurso de hábeas corpus. El 8 de abril, el juez de Casación Víctor Violini firmó un hábeas corpus colectivo y les otorgó la prisión domiciliaria inmediata a 2.300 presos de una sola vez. La medida aceleró la catarata de pedidos y consiguió que los nuevos reclamos se salteen los requisitos que pide por ley el juzgado de Ejecución para ir directamente a la Cámara, donde brilla la luz verde de la libertad automática y con pocos controles.

“Hay muchos presos que efectivamente están en grupos de riesgo pero otros alegan un problema de artrosis en la rodilla o el codo por haber recibido un balazo durante un asalto, hace años, y usan eso para ponerse en el grupo de riesgo. Los informes médicos para corroborar si efectivamente son grupo de riesgo suelen demorar unos días y el Ministerio de Justicia de la Provincia habilitó un canal para ocuparse ellos de completar los trámites, pero allí no contesta nadie. Desde el 7 de abril que estamos esperando respuestas que no nos llegan”, dice a Clarín un juez del conurbano.

El efecto dominó va trasladando la demanda de celda en celda, de pabellón en pabellón y de cárcel en cárcel.