La Iglesia expresa preocupación por los presos, pide medidas extraordinarias y se ofrece a dialogar

Politica
Lectura
La comisión episcopal de Pastoral Carcelaria de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) expresó su "dolor y gran preocupación", luego de la jornada de protesta que realizaron ayer presos del penal federal

del barrio porteño de Villa Devoto, en reclamo de excarcelaciones ante la pandemia de coronavirus, reclamó "medidas extraordinarias" para atender la situación y se ofreció para conformar una "mesa de diálogo" para "buscar caminos posibles" ante la emergencia sanitaria.

En una declaración difundida en las últimas horas, llamada “Acuérdense de los que están presos” (Carta a los Hebreos 13, 3), la Iglesia denunció el "hacinamiento en que se vive hace años" dentro de los penales, y reclamó un "pronto tratamiento" y "medidas extraordinarias" de todos los poderes del Estado ante la situación de detenidos que integran los grupos de riesgo.

"Con dolor, gran preocupación y apoyados en la oración como pastores del Pueblo de Dios volvemos a ofrecernos, como en tantas mesas de diálogo, para buscar juntos caminos posibles ante esta emergencia sanitaria; sobre todo para con los más desprotegidos y vulnerables", señaló la comisión en el mensaje.

Luego de que ayer los presos de Devoto protagonizaron una serie de incidentes en la que se registraron heridos entre los detenidos y guardiacárceles, la Iglesia indicó que "las cárceles y complejos penitenciarios son uno de los ámbitos que en esta situación merecen mayor cuidado y atención, no sólo por ser espacios de encierro sino, y sobre todo, por el hacinamiento en que se vive hace años".

La protesta de ayer comenzó cerca de las 8 de la mañana y se extendió hasta cerca de las 18, cuando se llegó a un principio de acuerdo en el cual se estableció que hoy se concrete una mesa de diálogo donde se analizará la posibilidad de agilizar las prisiones domiciliarias para presos que integren la población de riesgo ante el coronavirus y la conmutación de penas, entre otros planteos.

BANER MTV 1

"La pandemia del Covid-19 en toda sociedad golpea a todos por igual, sin distinción. Y al mismo tiempo pone en evidencia las deficiencias y precariedades ya existentes en una comunidad concreta. Nuestro país en distintos órdenes y estamentos refleja grandes contradicciones y carencias que si bien no son nuevas, a medida que no se asumen y enfrentan, agudizan y deterioran notablemente el tejido social", advirtió la comisión episcopal.

"Las situaciones de violencia, abandono, indiferencia, egoísmo, olvido y división provocan lesiones casi mortales en una sociedad como la nuestra que ya no soporta más atropellos a los derechos humanos", agregó en la declaración.

Con citas del papa Francisco en el último Via Crucis celebrado en plaza San Pedro el Viernes Santo -que estuvo dedicado al tema de las cárceles-, la comisión episcopal consideró que es "fundamental establecer una política coherente de recursos humanos, pues las personas que trabajan en las cárceles son protagonistas centrales del tratamiento penitenciario” para "asegurar y proteger, con recursos necesarios de todo tipo, la lucha contra el contagio del Covd-19 es indispensable el Estado presente con sus tres poderes: legislativo, judicial y ejecutivo".

Asimismo, manifestaron que "en la sobrepoblación carcelaria se ponen de manifiesto realidades que urgen pronto tratamiento" como "presos sin condenas", "personas a las que se le debería dar un tratamiento penal alternativo fuera de la cárcel, dado que padecen enfermedades graves o terminales, o son mujeres embarazadas, o personas con capacidades diferentes, o de adultos de edad avanzada previstos en la ley" así como "personas con problema de droga, en su gran mayoría jóvenes, que necesitan un ambiente distinto a lo que le ofrece la cárcel”.

"Hoy este llamado apremia por los grupos de riesgo ante esta pandemia, los mayores de 65 años y los que tienen patologías previas muy letales combinadas con el Covid-19", agregaron.

Finalmente, la Iglesia sostuvo que "ante hechos inéditos se hace más urgente el cambio y el adoptar medidas extraordinarias ya sea de parte del Estado, no solo el poder judicial y la seguridad, sino todos los poderes del Estado, como así también la sociedad en su conjunto que deberá acoger y brindar protección a aquellos que deban realizar responsablemente el aislamiento social necesario con las medidas establecidas por el propio Estado para seguridad de todos".