Nueva encuesta: la gente apoya a Alberto Fernández, pero reclama una medida que él resiste

Politica
Lectura

Se espera que este viernes, o a más tardar el fin de semana, Alberto Fernández anuncie la continuidad de la cuarentena por el coronavirus, con flexibilizaciones focalizadas por provincia

y muy acotadas en la Ciudad y el Gran Buenos Aires. El Presidente, acaso el más reacio a una apertura más osada, cuenta con una carta marcada a su favor: la mayoría de la gente, desde el arranque de la crisis sanitaria, apoya la severidad de las restricciones. Pero a medida que pasan las semanas, reclama solidaridad en el esfuerzo. Y pide, con contundencia, una medida que Fernández resiste: "Recorte y baja de los sueldos de políticos y funcionarios".

El dato surge de una encuesta nacional a la que Clarín accedió en exclusiva. Es de Opinaia, una consultora pionera en las mediciones online y que trabaja para el mundo de la política y los negocios. Su nuevo estudio incluyó un relevamiento de 1.800 casos, entre el 13 y el 20 de abril, con un margen de error de +/- 2,3%.

"La adhesión al aislamiento social, preventivo y obligatorio continúa siendo prácticamente total, con valores de aceptación superiores al 90%. Esto explica que el acatamiento efectivo de la cuarentena , salvo excepciones, sea elevado", es la primera conclusión del sondeo. Este dato se ve en el cuadro de la página 12 del informe, donde consultan a la gente sobre el "nivel de acuerdo de medidas y proyectos".

Planteó Opinaia específicamente: "A continuación, aparece una serie de medidas que ya fueron tomadas o que quizá se implementen a futuro, a raíz del coronavirus. ¿Cuán de acuerdo está usted con estas medidas?". Se ofrecen cinco opciones de respuesta: dos positivas ("muy" o "bastante de acuerdo"), dos negativas ("poco" o "nada de acuerdo") y la neutra "no sabe".

BANER MTV 1
opinaia-1

El "aislamiento preventivo y obligatorio", y "usar tapabocas o barbijo para circular en la calle" suman un 94% de acuerdo, repartido de la misma manera: 74% "muy" y 20% "bastante de acuerdo". Luego, en el global, viene "créditos a pequeñas y medianas empresas para que puedan pagar sueldos", con 92% total (68% "muy" y 24% "bastante de acuerdo").

Recién después aparece "recorte y baja de los sueldos de políticos y funcionarios", con 90%. Pero con una particularidad: es el reclamo que tiene más intensidad, con un 80% "muy de acuerdo" y 10% "bastante".

Completan en la valoración de las medidas: el "ingreso familiar de emergencia a desocupados, planes sociales y monotributistas" con 77% de aval (54% "muy de acuerdo" y 23% "bastante") y el "impuesto a las grandes fortunas" (65%, con 47% "muy de acuerdo" y 18% "bastante").

Cacerolazos y posiciones políticas

Respecto al recorte de sueldos de políticos y funcionarios, fue un reclamo que motorizó básicamente la oposición, y que se reflejó en cacerolazos dispersos durante algunas noches; sobre todo en barrios porteños. Desde el Frente de Todos acusaron al sector más duro del macrismo de fogonear la movida. Aunque hubo matices: Miguel Pichetto, candidato a vice de Mauricio Macri, salió a decir que se oponía; mientras que Sergio Massa, titular de la Cámara de Diputados, se diferenció dentro del oficialismo y propuso una rebaja salarial del orden del 40%.

Qué es el CoronavirusCómo se contagia y cómo son sus síntomas

Mirá el especial

En medio de la discusión, el Presidente fijó postura. "Yo reivindico la política, el servicio público que la política presta. Yo no voy a ser un hipócrita. Esa no es la solución que la Argentina necesita, la verdad no estoy de acuerdo con eso. Nunca me sumé a esa lógica", aseguró a principios de abril y destacó el trabajo de su equipo: "Yo soy parte de un Gobierno de funcionarios que los llamás a las 7 de la mañana y están; y los llamas a la 1 de la mañana y están, y siempre tienen respuestas para todo". Por último, Fernández señaló que, en ese debate, le parecía mejor el impuesto a las grandes riquezas que por entonces empezaban a impulsar Cristina y Máximo Kirchner.

Así, en el Gobierno nacional por ahora no hubo recorte. En Diputados se avanzó con la donación voluntaria de los legisladores y un recorte de 200 millones en los gastos. Mientras otros mandatarios locales, como el porteño Horacio Rodríguez Larreta y el cordobés Juan Schiaretti pusieron en práctica sus propias fórmulas solidarias.