Coronavirus en Argentina: el Gobierno busca cerrar un crédito del BID por 500 millones de dólares para reforzar el sistema sanitario

Politica
Lectura

Por el impacto positivo de la cuarentena​ que Alberto Fernández impuso el 20 de marzo, el Gobierno espera que el pico de contagios se dé

recién en junio, casi dos meses después de lo previsto inicialmente. No implica, aclaran, que se haya ganado la batalla contra el coronavirus, pero sí que la circulación del virus "está controlada". No obstante, para reforzar el sistema sanitario y afrontar esa situación en la que esperan una curva "más achatada", la Casa Rosada busca cerrar un crédito de alrededor de 500 millones de dólares con el Banco Interamericano de Desarrollo que será destinado a infraestructura hospitalaria y equipamiento médico.

La información fue confirmada a Clarín por tres altas fuentes del Gobierno que siguen de cerca la gestión oficial ante el BID. "Estamos en negociaciones, en los próximos días puede haber novedades", anticipó una voz de peso del Ejecutivo, que decidió acelerar las tratativas ante el organismo internacional apenas se desató la pandemia.

En eso trabaja el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz; a cargo de la relación con el BID, en contacto permanente con el ministro de Economía, Martín Guzmán; y con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. 

Como publicó el periodista Martín Kanenguiser en Infobae semanas atrás, el BID había decidido destinar fondos específicos a la Argentina y también buscaba la manera de acelerar la asistencia a los países de la región para atender la crisis sanitaria. 

BANER MTV 1

El antecedente es el crédito por 400 millones de dólares que semanas atrás el BID le otorgó a a Uruguay, también para atender la crisis por la pandemia. 

Por el momento, el organismo no se pronunció oficialmente porque resta el visto bueno de su directorio, en el que Guillermo Francos es el representante argentino. Pero en el Gobierno son optimistas y aseguran que la cifra sería superior al que recibió Uruguay: oscilaría entre 450 y US$ 500 millones.

Según pudo saber Clarín, para acortar los plazos y en el marco de la emergencia, esos fondos surgirían de reasignaciones de otros créditos ya concedidos a la Argentina y que todavía no fueron utilizados. "Son fondos que estaban asignados a distintos programas y todavía no habían sido girados, pero ahora se reestructuran y van a llegar en el corto plazo a la Argentina", precisaron.

Este desembolso se sumará a otro de US$ 35 millones que había llegado del Banco Mundial a principios de abril, también destinado a Salud, para la compra de insumos y equipos médicos. 

Al igual que hizo con el Banco Mundial, que otorgó otro crédito por 50 millones de dólares para ampliar la Asignación Universal por Hijo (AUH), el Gobierno negocia con el BID más créditos para aliviar otras áreas, pero siempre en el marco de las necesidades por la pandemia.

PDL