Cómo sesionan los parlamentos en pandemia: ¿sesiones remotas, en persona o una mezcla?

Internacionales
Lectura

La recomendación de distancia social causada por la amenaza del coronavirus complica el funcionamiento de negocios y actividades que implican la reunión de muchas personas en recintos cerrados. En

este sentido, una actividad directamente afectada es la de los poderes legislativos y parlamentos, que han recurrido a diversas soluciones alrededor del mundo.

Dependiendo del contexto, diversos países y bloques han optado por diferentes soluciones. La mayoría optó por algún tipo de solución intermedia, usando la modalidad remota para reuniones y debates, mientras que las votaciones han tomado en algunos casos la forma presencial. Otros han recurrido a la presencia limitada de legisladores para asuntos puntuales. Acá un repaso a cómo han resuelto la cuestión diversos países. 

Unión Europea

La pandemia frenó pero no detuvo del todo la actividad del Parlamento Europeo y de los parlamentos nacionales de los Estados del bloque. Las mayores restricciones se vivieron a finales de marzo y principios de abril, cuando la mayoría restringió su actividad a lo imprescindible, pero nunca cerraron del todo sus puertas.

La Unión Europea ha modificado su función legislativa debido a la pandemia. Foto: BLOOMBERG

La Unión Europea ha modificado su función legislativa debido a la pandemia. Foto: BLOOMBERG

BANER MTV 1

El Parlamento Europeo sesiona dos semanas al mes en Bruselas y una semana al mes en la ciudad francesa de Estrasburgo. La cuarta semana de cada mes los diputados deben pasarla en sus circunscripciones.

Miles de personas viajan cada mes durante cuatro días desde Bruselasa Estrasburgo, en una romería política que se mantiene, contra la voluntad de la mayoría de los eurodiputados, porque los tratados europeos aseguran que la sede europarlamentaria es compartida entre la ciudad francesa y la capital belga.

Desde marzo se anularon las sesiones en Estrasburgo y se aumentó en consecuencia la actividad en Bruselas, pero las reuniones se limitaron. Los debates presenciales tienen limitación de presencia y apenas un tercio del aforo se completa. El resto de eurodiputados sigue las sesiones desde casa y se les preparó un sistema de voto telemático.

La anulación de la semana de sesiones en Estrasburgo generó una bronca entre las instituciones europeas y el gobierno francés, receloso de que se intenten utilizar las restricciones de la pandemia para eliminar definitivamente la sede de Estrasburgo, como querría una mayoría de eurodiputados.

El presidente del Parlamento Europe, David Sassoli. Foto: AP

El presidente del Parlamento Europe, David Sassoli. Foto: AP

El presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, aseguró esta semana que la anulación de esas sesiones se debe únicamente a razones sanitarias porque viajar a Estrasburgo haría que varios miles de personas tuvieran que guardar cuarentena cuando volvieran a Bruselas cuatro días después.

Desde mayo se permitió de nuevo el acceso de los periodistas a las instalaciones de la Eurocámara en Bruselas pero sigue habiendo muchos problemas para organizar actividades con invitados externos y la mayoría del personal de la Eurocámara (personal de Administración o asistentes parlamentarios) sigue trabajando desde casa.

Cada país, una receta

Los parlamentos nacionales europeos siguen prácticamente todos la misma política: se sesiona con la regularidad habitual pero con aforo reducido. Los partidos políticos envían a un porcentaje de sus diputados y se cuida que la representación de cada grupo sea proporcional a su tamaño real.

El porcentaje de asistencia varía. En el Reino Unido siguen sesionando con una participación muy reducida, mientras en la mayoría de los países del continente los partidos pueden enviar a las sesiones parlamentarias a la mitad de sus diputados.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en una sesión plenaria en la Unión Europea en Bruselas. Foto: AFP

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en una sesión plenaria en la Unión Europea en Bruselas. Foto: AFP

En algunos casos, el control de esa medida es muy laxo, como ha pasado varias veces en España o Francia, donde se han dado días en el que la asistencia era cercana al 70% de las bancadas.

Sesionar con sólo la mitad de los diputados presentes permite dejar vacíos la mitad de los asientos y así respetar una mínima distancia de seguridad.

Sin embargo, desde que se generalizó el uso de los barbijos (en España los diputados y los miembros del gobierno se paran para hablar pero no se quitan el barbijo), la asistencia es mayor y muchas veces no se deja vacío ese asiento entre diputados.

Estados Unidos

El Congreso de Estados Unidos, compuesto por el Senado y la Cámara de Representantes, sufrió modificaciones históricas debido a la pandemia.

El líder de la bancada republicana en el Senado de EE.UU., Mitch McConnell. Foto: REUTER

El líder de la bancada republicana en el Senado de EE.UU., Mitch McConnell. Foto: REUTER

La Cámara de Representantes suspendió sus actividades presenciales en abril por las recomendaciones médicas. Luego de un prolongado proceso de debate, permitió que se celebraran sesiones por videoconferencia, mientras que las votaciones pasaron a una modalidad de voto a través de un delegado, donde un legislador podía votar por hasta diez de sus colegas que no habían podido viajar a Washington DC.

El Senado, al igual que la Cámara, también interrumpió sus actividades presenciales en abril por las recomendaciones médicas, pero las retomó en mayo. Tras el tradicional receso del mes de agosto, el 8 de septiembre retomó sesiones presenciales.

En línea con la evidencia médica, se recomendó el uso de barbijos y la implementación de los 2 metros de distancia social, pero no son medidas obligatorias.

América Latina

A lo largo de la región se han implementado diversas medidas, aunque la gran mayoría ha optado por algún tipo de formato mixto, en donde se combinan debates y reuniones remotas con algún tipo de sesiones presenciales.

Chile, por ejemplo, fue uno de los primeros países en permitir que sus actividades parlamentarias pasasen al formato de videoconferencia. Si bien tanto el Senado como la Cámara de Diputados permiten el debate presencial para aquellos legisladores que puedan asistir al recinto, ambas cámaras permitieron no sólo que las sesiones se celebrasen a a distancia, sino que habilitó el voto electrónico.

Brasil también permitió que los miembros del Senado y la Cámara de Diputados pasasen a trabajar al formato online. Las sesiones se transmiten en vivo por las diversas plataformas del Congreso, y todas las instancias del proceso pueden seguirse, desde la presentación de los proyectos hasta los debates.

Bolivia, Ecuador y Paraguay también permitieron modalidades virtuales. Asunción dispuso, sin embargo, que ciertos asuntos más urgentes se llevasen cabo de forma presencial pero con menos gente, de manera que pueda mantenerse la distancia social en los recintos del Congreso.

En México, por su parte, la actividad fue limitada a sesiones presenciales extraordinarias para tratar temas urgentes. 

Informe: Idafe Martin y Juan Décima

ap