Tumbas en el hielo: una expedición busca los cuerpos de los pasajeros de un avión estrellado en Alaska hace casi 70 años

Internacionales
Lectura

Una estampita de Buda de la suerte, un traje de vuelo, varias estampillas de 3 centavos, un calendario de misa arrugado de 1952 para la iglesia de San Patricio en Washington, D.C.

, y 480 bolsas con fragmentos de restos humanos.

Estos fueron algunos de los elementos recuperados este mes en el Glaciar Colonia de Alaska, donde continúa una búsqueda anual sombría de restos humanos y objetos, después de que un avión militar se estrellara hace 67 años.

El objetivo es identificar y devolver los restos de todas las personas a bordo del C-124 Globemaster, que se estrelló en el Monte Gannett al norte de Anchorage el 22 de noviembre de 1952, donde murieron los 41 pasajeros y 11 miembros de la tripulación, dijeron el viernes los oficiales militares en una conferencia de prensa en la Base Conjunta Elmendorf-Richardson en Anchorage.

El avión se estrelló en el Monte Gannett al norte de Anchorage el 22 de noviembre de 1952./ AP

El avión se estrelló en el Monte Gannett al norte de Anchorage el 22 de noviembre de 1952./ AP

Los restos de los fallecidos no fueron recuperados en ese momento, y el avión y todo lo que transportaba cayó lentamente al fondo de la montaña, donde finalmente se convirtió en parte del Glaciar Colonia.

El accidente fue prácticamente olvidado hasta que una misión de entrenamiento militar vio una balsa salvavidas amarilla en el glaciar. En 2012 comenzaron los esfuerzos por recorrer la zona, para ver qué más se podría rescatar, incluyendo restos humanos y otros objetos.

Ahora, la carrera está en marcha para identificar tantos miembros del servicio como sea posible, antes de que el glaciar vierta los restos en el lago George, que se convertirá en el lugar de descanso final para todo lo que no se pueda salvar.

Hasta ahora, se han identificado los restos de todos, menos nueve de los que estaban a bordo del vuelo de la Base Aérea McChord en el estado de Washington a la Base Aérea Elmendorf en Anchorage.

Hasta ahora, se han identificado los restos de todos, menos nueve de los que estaban a bordo del vuelo./ AP

Hasta ahora, se han identificado los restos de todos, menos nueve de los que estaban a bordo del vuelo./ AP

La Capitana Shelby Yoakum, jefa de la División de Preparación y Planes de la Operación de Asuntos Mortuorios de la Fuerza Aérea en la Base de la Fuerza Aérea de Dover, dirigió este año el esfuerzo de recuperación de tres semanas en el glaciar.

Dijo que podrían tener varios años más de búsqueda en el glaciar antes de que el campo con los restos se convierta en el lago.

"Creo que todos podemos decir con seguridad que todavía hay restos allí, que aún no se han derretido en el hielo, y que volveremos por lo menos durante los próximos años para continuar esta misión, sobre todo porque no hemos identificado a los 52 que fallecieron", dijo Yoakum.

La última área en la que encontraron restos este año fue a unos 200 metros de la punta del glaciar./ AP

La última área en la que encontraron restos este año fue a unos 200 metros de la punta del glaciar./ AP

La última área en la que encontraron restos este año fue a unos 200 metros de la punta del glaciar, donde el hielo cae en el lago.

Los funcionarios no pudieron decir cuándo se perderían todos los restos y escombros del glaciar en el lago George.

"La realidad de la situación es que todos los escombros y los restos caen constantemente en grietas, grandes y pequeñas, y algunos bajan hasta el fondo del glaciar más rápido que otros", dijo el sargento del ejército, Isaac Redmond, el experto en montañismo de la excavación.

Entre los restos se halló de ropa de vuelo. / AP

Entre los restos se halló de ropa de vuelo. / AP

Los restos humanos serán respetuosamente enviados a Dover en cajas de traslado, aproximadamente del mismo tamaño que los ataúdes, y cubiertos con banderas. En Dover, comenzará el proceso de cotejar el ADN de los restos con las muestras que los familiares sobrevivientes han proporcionado en el Laboratorio de Identificación de ADN de las Fuerzas Armadas.

No se sabe cuántos de los nueve miembros del servicio que aún no han tenido coincidencias podrían estar entre estos restos, o cuánto tiempo podría llevar obtener el resultado.

"Tenemos la esperanza de que, al menos, obtendremos un par de nuevas identificaciones ", dijo Katherine Grosso, investigadora médico legista del Sistema de Exámenes Médicos de las Fuerzas Armadas. "Siempre habrá restos asociados nuevamente, de miembros del servicio previamente identificados, y así podremos proporcionarlos, también, a las familias".

También se encontraron varias estampillas de 3 centavos. / AP

También se encontraron varias estampillas de 3 centavos. / AP

Tonja Anderson-Dell de Tampa, Florida, continúa presionando en ayuda de las familias de los nueve miembros del servicio cuyos restos no han sido encontrados, incluso después de que su propio viaje tuviera un cierre.

Durante años, esperó a que los militares identificaran los restos de su abuelo, Isaac Anderson, que tenía 21 años cuando cayó el avión.

Después de años de asistir a los servicios de otros, cuyos seres queridos estaban en el avión y descansaban en paz, a finales de 2018, recibió la noticia de que los restos de su abuelo habían sido encontrados. Un servicio conmemorativo se celebró en mayo siguiente.

"Eso fue abrumador", dijo por teléfono el viernes. "Finalmente pude verlo. He estado en tantos servicios y ahora mi abuelo ha vuelto a casa, muy emocionada, por mí y por mi padre".

Planea seguir siendo una defensora de las familias, pero dice que algunos tal vez nunca consigan encontrar a sus seres queridos.

"Sé que en mi corazón puede haber uno o dos, porque puede ser así, pero espero que todos los casos se cierren, para saber que fueron encontrados", dijo.

Por Mark Thiessen, Base conjunta Elmendorf-Richardson, Alaska. Associated Press