Coronavirus en Brasil: Lula da Silva, Dilma Rousseff y Fernando Henrique Cardoso se unen contra Jair Bolsonaro

Internacionales
Lectura

Los ex presidentes de Brasil Fernando Henrique Cardoso, Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff se unieron este viernes en un

acto virtual con motivo del Día del Trabajador, en el que coincidieron en condenar la gestión del mandatario ultraderechista Jair Bolsonaro en la pandemia del coronavirus.

"No es el momento de separarnos. Es la hora de juntarnos porque tenemos que construir un futuro", señaló Cardoso (1995-2002), quien la semana pasada pidió la renuncia de Bolsonaro tras la crisis abierta en el gobierno por la dimisión del ministro de Justicia, el ex juez Sergio Moro​.

El dirigente socialdemócrata pidió a los brasileños tener "capacidad de mirar hacia delante" y marchar "juntos" para "mantener la democracia" y "la libertad".

"El futuro tiene que ser construido a partir de las condiciones actuales. Son negativas, lo sé, pero son las que tenemos", apuntó.

Por su parte, Lula, que gobernó Brasil entre 2003 y 2010 y continúa siendo el máximo líder del Partido de los Trabajadores (PT), subrayó en su intervención que las "grandes tragedias" históricamente "conllevan grandes transformaciones" y también revelan "el verdadero carácter de las personas".

"No solo me refiero a las burlas del presidente (Bolsonaro) con la memoria de los más de 5.000 muertos por el COVID-19. La pandemia dejó al capitalismo desnudo", aseveró.

Esta semana, preguntado por periodistas sobre el aumento de las muertes por coronavirus en Brasil, que ya llegan a 6.329, con 91.589 casos confirmados, Bolsonaro respondió: "¿Y qué? Lo lamento, pero ¿qué quieren que haga?".

Qué es el CoronavirusCómo se contagia y cómo son sus síntomas

Mirá el especial

Lula expresó que "la tragedia del coronavirus" demostró que quien sustenta el capitalismo "no es el capital, sino los trabajadores", a los que animó a "construir un nuevo mundo" pospandemia con reglas más justas para todos.

Por otro lado, Rousseff, también dirigente del PT, manifestó que, de forma "irresponsable", Bolsonaro "desprecia la enfermedad, se burla de los muertos y degrada" la figura del presidente de la República.

La ex presidenta, que gobernó Brasil entre 2011 y 2016, cuando fue destituida por el Congreso acusada por supuestos manejos impropios en las cuentas públicas, confió, sin embargo, en que la población "impondrá su voluntad de recuperar el camino de la justicia social y el desarrollo del país".

El Primero de Mayo se ha vivido en Brasil, como en el resto del mundo, de forma atípica, sin las grandes manifestaciones de los sindicatos, como consecuencia de las medidas de aislamiento adoptadas por los gobernadores y alcaldes del país para frenar el coronavirus.

Bolsonaro, contrario a la imposición de cuarentenas y defensor de la reapertura de los comercios, dijo este viernes que le gustaría que todos los brasileños "volvieran a trabajar", a pesar del avance acelerado de la pandemia en el país.

"Me gustaría que todos volvieran al trabajo, pero no soy yo quien decide esto. Son los gobernadores y alcaldes", dijo el mandatario este viernes en una transmisión en directo a través de redes sociales.

El líder ultraderechista dijo estar seguro de que "brevemente" Brasil "volverá a la normalidad", a pesar de que la pandemia se está acelerando y aún no ha llegado a su pico en el país, previsto para las próximas semanas, según cálculos del Ministerio de Salud.

El mandatario se lavó las manos y responsabilizó esta semana a gobernadores y alcaldes del aumento de las muertes por COVID-19.

"Ellos tienen que responder. Ustedes no van a cargar en mis espaldas esa cuenta", dijo a los periodistas días atrás.

Según las estimaciones del Gobierno de Sao Paulo, el estado brasileño más golpeado por el COVID-19, con 2.511 muertes y 30.374 contagios, el número de muertos por coronavirus sería diez veces mayor en la región sin medidas de aislamiento.

Fuente: EFE