Coronavirus en EE.UU.: la economía se desploma en el primer trimestre al peor nivel desde 2008

Internacionales
Lectura

El producto interior bruto (PIB) de Estados Unidos sufrió una contracción del 4,8% en el primer trimestre de 2020 como consecuencia del impacto de la pandemia de coronavirus.

Este dato contrasta con el crecimiento del 2,1% del trimestre anterior, según la primera estimación presentada este miércoles por la Oficina de Análisis Económico del Gobierno (BEA, por sus siglas en inglés).

El organismo, sin embargo, alertó que los efectos económicos finales de la pandemia todavía no se pueden cuantificar, ya que los datos en los que se basa todavía están incompletas y tardarán en actualizarse. Además, el impacto completo de la crisis del COVID-19 solo comenzó a notarse en el país a partir de la tercera semana de marzo.

El secretario de Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, espera que la economía del país se recupere en la segunda mitad de 2020. / Bloomberg

El secretario de Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, espera que la economía del país se recupere en la segunda mitad de 2020. / Bloomberg

BANER MTV 1

El dato, sin embargo, es evidencia concreta de que la pandemia del coronavirus, que paralizó gran parte del país, ya comenzó a desencadenar una recesión que pondrá fin a la expansión más larga de la que se tiene registro.

La economía estadounidense no experimentaba una contracción tan severa desde el cuarto trimestre de 2008, en plena crisis, cuando el PIB del país norteamericano observó una caída del 8,4%. Asimismo, se trata de la primera contracción de la economía desde el primer trimestre de 2014.

"La caída del segundo trimestre va a ser la peor de nuestras vidas", declaró Dan North, economista en jefe de la empresa Euler Hermes North America, según recogió The New York Times. "Los números van a ser los peores de la era posterior a la Segunda Guerra Mundial", completó.

Qué es el CoronavirusCómo se contagia y cómo son sus síntomas

Mirá el especial

La pregunta que aún no tiene respuesta y desvela a todos es qué va a pasar después. El secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, afirmó esta semana que espera que la economía empiece a reencauzarse durante el verano boreal.

Su expectativa es que todo mejore a medida que los Estados empiecen a levantar sus medidas de aislamiento y que los billones de dólares en asistencia nacional comiencen a llegar a los comercios y a las viviendas.

Muchos economistas independientes son mucho menos optimistas. La Oficina de Presupuesto del Congreso la semana pasada lanzó sus proyecciones en donde indicó que la economía empezará a crecer en la segunda mitad de 2020, pero que el PBI no regresará a sus niveles prepandémicos hasta 2022, en el mejor de los casos. 

Prácticamente todos los componentes del PIB registraron datos negativos en el primer trimestre. El gasto de los hogares se contrajo un 7,6%, frente al incremento del 1,8% del cuarto trimestre, lo que supone el peor registro desde el segundo trimestre de 1980. El gasto en bienes duraderos se desplomó un 16,1%, mientras que en servicios descendió un 10,2%.

De su lado, la inversión de las empresas se contrajo un 5,6%, frente al descenso del 6% del trimestre precedente. La caída menos abultada se debe a que las decisiones de inversión se toman con cierto tiempo de antelación. Aun así, la inversión en estructuras descendió un 9,7%, dos puntos y medio más que en el cuarto trimestre de 2019, mientras que la inversión en equipos cayó un 15,2%, frente al descenso del 4,3% de los tres meses anteriores.

La balanza comercial neta alivió la caída del PIB. Si bien las exportaciones descendieron un 8,7%, las importaciones se hundieron un 15,3% entre enero y marzo. Esta contracción es más del doble que la registrada en el cuarto trimestre de 2019.

Asimismo, la Oficina desglosó que los ingresos personales disponibles de los estadounidenses se elevaron un 1,9% en el trimestre, lo que supone el peor dato desde 2015. Asimismo, la tasa de ahorro se elevó en dos puntos porcentuales, hasta el 9,6%.

Fuente: DPA, AP y The New York Times