Coronavirus en cárceles: liberan a cientos de miles de presos en todo el mundo

Internacionales
Lectura

En febrero al menos 555 presos recluidos en prisiones en las provincias de Hubei, Shandong y Zhejiang en China dieron positivo por coronavirus. El gobierno respondió con medidas disciplinarias y

sanitarias. Por un lado, suspendió a los directores de los presidios por su inhabilidad para detener el brote, prohibió las visitas a los internos y ordenó que los guardia-cárceles se mantuvieran en sus puestos por semanas.

En el plano sanitario, dos penales construyeron salas especiales para alojar a los contagiados, mientras que en otro removieron a los prisioneros que estaban enfermos para que hagan cuarentena afuera del penal.

El dato sirve para comprobar que, si el coronavirus llega a ingresar a un penal, el daño que puede llegar a causar es sustancial. A medida que la pandemia ha ido expandiéndose a todo el planeta, la situación en las cárceles se ha convertido en un problema a resolver en prácticamente todos los países.

Muchas prisiones se han convertido en fábricas de insumos necesarios para combatir la pandemia de coronavirus. / AFP

Muchas prisiones se han convertido en fábricas de insumos necesarios para combatir la pandemia de coronavirus. / AFP

BANER MTV 1

En establecimientos que muchas veces funcionan por encima de su capacidad, la posibilidad de contagiarse de coronavirus despierta temor y genera situaciones de violencia como la que se vivió en Colombia a fines de marzo. Una serie de 13 protestas a lo largo del país derivó en un enfrentamiento en la cárcel La Modelo, de Bogotá. El saldo fue de 23 muertos, en un episodio que las autoridades describieron como un intento de fuga por parte de los presos.

"En muchos países, las cárceles son lugares que muchas veces están sobrepoblados, en algunos casos de forma peligrosa", declaró en un comunicado la Alta Comisionada por los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet. "Las consecuencias de dejar esta población de lado serían catastróficas". 

Irán, entre la liberación y la represión

Irán es uno de los países más afectados por la pandemia de coronavirus. Con más de 91 mil casos confirmados y 5800 muertos oficiales, fue uno de las primeras naciones en sufrir la velocidad de propagación del virus desde China.

El líder supremo de Irán, ayatolá Ali Khamenei. El país liberó 85 mil presos, pero fue denunciado por represión contra quienes protestaron las condiciones de las cárceles. / AP

El líder supremo de Irán, ayatolá Ali Khamenei. El país liberó 85 mil presos, pero fue denunciado por represión contra quienes protestaron las condiciones de las cárceles. / AP

Fue a mediados de marzo que la urgencia de la situación llevó a Teherán a anunciar la liberación temporal de 85 mil convictos, entre ellos prisioneros políticos. También anunció medidas para intentar frenar la propagación del virus dentro de las cárceles.

Según fuentes judiciales iraníes, se liberaron alrededor del 50% de los detenidos por razones políticas en el país. No se aclaró si se los volvería a detener una vez superara la crisis provocada por el coronavirus. 

Organizaciones de derechos humanos, por su parte, denunciaron que las autoridades iraníes iniciaron una campaña de feroz represión contra aquellos presos que habían participado de las protestas pidiendo mejores condiciones sanitarias o la liberación.

Bachelet incluso llegó a señalar que hay sospechas de que se habrían acelerado las ejecuciones de algunos presos que tenían condena a muerte y participaron de esas protestas. 

Qué es el CoronavirusCómo se contagia y cómo son sus síntomas

Mirá el especial

Turquía excluye a presos por "terrorismo"

El parlamento turco pasó una ley a mediados de abril que permitió la liberación temporal de alrededor de 45 mil presos. La ley, que fue apoyada por el partido AK del presidente Recep Tayyip Erdoğan, como así también por sus aliados del partido nacionalista MHP, fue criticada por la oposición, dado que excluyó a todos los presos que el país considera están detenidos por "terrorismo".

El partido del presidente turco, Tayyip Erdogan, apoyó una ley para liberar presos pero excluyó a los condenados por "terrorismo". / XINHUA

El partido del presidente turco, Tayyip Erdogan, apoyó una ley para liberar presos pero excluyó a los condenados por "terrorismo". / XINHUA

Entre los excluidos de la posibilidad de ser liberados se encuentran periodistas y políticos encarcelados luego de una ola de detenciones que se produjeron en Turquía tras el intento fallido de golpe de 2016.

Un parlamentario de la oposición, citado por la agencia Reuters, denunció que los detenidos por terrorismo, ya sea con condena firme o a la espera de un juicio, son alrededor de 50 mil personas.

Según el Consejo Europeo, Turquía tiene la segunda población carcelaria más grande de Europa, y el sistema carcelario más sobre-poblado. El país tiene 110 mil casos de coronavirus confirmados

En Indonesia, sólo criminales no violentos

A principios de abril, el ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Indonesia pasó un decreto mediante el cual liberaba a 30 mil presos, en un intento por evitar contagios masivos de coronavirus en las cárceles.

"Los presos son vulnerables porque todos comparten una celda, y el riesgo de contagio es alto porque nuestro sistema carcelario está sobrepoblado", declaró el director general de prisiones citado por el diario Jakarta Globe.

El país dispuso a su vez de un criterio para liberar presos el cual mandaba que solo accederían a este beneficio quienes hubieran sido condenados por delitos menores. De esta manera, quedaron excluidos todos aquellos que estuvieran cumpliendo penas por corrupción, tráficos de drogas, terrorismo, violaciones groseras de derechos humanos, como así también miembros de organizaciones criminales.

Una bomba de tiempo en Brasil

Hasta el domingo 26 de abril, Brasil afirmaba tener 104 casos confirmados de coronavirus en cárceles, 145 sospechosos y 4 muertes, según informó The New York Times. De todas maneras, la situación es difícil de evaluar ya que sólo se han hecho 682 tests de una población carcelaria de 773.000 mil

Un motín en la penitenciaria doctor Edgar Magalhaes Noronha (Pemano) en San Pablo llevó a que varios presos se fuguen a mediados de marzo luego de que el gobierno suspendiera visitas como una medida para luchar contra la pandemia de coronavirus. / AFP

Un motín en la penitenciaria doctor Edgar Magalhaes Noronha (Pemano) en San Pablo llevó a que varios presos se fuguen a mediados de marzo luego de que el gobierno suspendiera visitas como una medida para luchar contra la pandemia de coronavirus. / AFP

En los últimos días, las autoridades brasileñas autorizaron la liberación de 30 mil presos de sus cárceles como una medida para intentar frenar la propagación de coronavirus. Sin embargo, la situación en los penales del país está ganando en tensión: hay líderes criminales que amenazan con rebeliones violentas, y mandan mensajes a sus familiares donde afirman que están empezando a pasar hambre.

En muchos penales, se suspendieron las visitas de familiares y abogados, y se buscaron extremar las medidas de higiene.

Para el doctor Drauzio Varella, un especialista en las necesidades sanitarias de los presos brasileños, el problema es especialmente grave dado que una gran proporción de los presos sufre males adicionales, como diabetes, hipertensión y obesidad.

"Muchas prisiones en Brasil tienen el doble de presos de su capacidad permitida, y en algunos casos hasta el triple", explicó a The New York Times. "Hay gente que duerme en el piso. Con que uno solo empiece a toser, se pueden infectar todos", completó.

Fuente: Reuters y The New York Times