Coronavirus en Italia: dura pelea entre la Iglesia y el gobierno por las misas, que siguen prohibidas

Internacionales
Lectura

En el anuncio de la aperturas de la fase 2 no se incluyó a las misas que continúan suspendidas por el coronavirus​. El gobierno prometió que pronto emitirá

un protocolo para asegurar que puedan celebrarse cumpliendo las medidas de seguridad que se aplican a toda la población. La Conferencia Episcopal Italiana, cuyo jefe natural es el Papa obispo de Roma, protestó por lo que considera un retraso que “compromete el ejercicio de la libertad de culto”.

Tras el comunicado de los obispos italianos el gobierno del primer ministro Giuseppe Conte aseguró que “en los próximos días se estudiará un protocolo que permita cuanto antes la participación de los fieles a las celebraciones litúrgicas en condiciones de máxima seguridad”.

Pero el velado ultimátum lanzado por los obispos ha provocado tensiones. “La Iglesia exige poder reanudar su acción pastoral”, sostienen los obispos italianos.

La protesta recuerda al gobierno y al Comité Técnico Científico que lo asesora y que prioriza las medidas de seguridad, en primer lugar mantener las distancias de seguridad para evitar los contagios, “el deber de distinguir entre su responsabilidad de dar precisas indicaciones de caracter sanitario” y la responsabilidad de la Iglesia, “llamada a organizar la vida de la comunidad cristiana respetando las medidas dispuestas pero en la plenitud de su autonomía”.

BANER MTV 1

Curas y monjas muertos

Desde que se inició la epidemia en febrero, la Iglesia ha pagado un alto precio: más de un centenar de sacerdotes y un número imprecisado de monjas han muerto asistiendo espiritualmente a los miles de enfermos en los hospitales y las casas de reposos para ancianos que se demostraron focos infecciosos del Corvid-19.

La decisión de suspender las misas creó una variante práctica que es la misa virtual, como la que el Papa hace todos los días desde la capilla de Santa Marta en el Vaticano, donde reside. En toda Italia, los párrocos trasmiten por Internet la celebración de las misas.

Pero se han registrado casos de ruptura abierta de las obligaciones de seguridad, con sacerdotes que han dado abiertamente la misa a los fieles que asistieron.

Es el caso de la parroquia de Santa María Mater Ecclesiae de via Solangai, en el barrio al sur de Roma de Torrino. Pese a las protestas en el vecindario y a las advertencias de los agentes municipales, el párroco ha continuado celebrando las misas con asistencia libre de los fieles, en dias festivos pero también semanales.

Comunión sin guante ni barbijo

Algunas fotografías muestran que los parroquianos mantienen las distancias de seguridad, pero durante la comunión el celebrante no toma ninguna precaución. El fiel acoge el “Cuerpo de Cristo” sin que el párroco lleve guantes puestos o el barbijo.