Más de 200 mil muertos, mientras la OMS advierte por los "pasaportes de inmunidad"

Internacionales
Lectura

El mundo superó este sábado los 200 mil muertos por el nuevo coronavirus, mientras que la OMS alertó sobre la entrega de “pasaportes de inmunidad” que pueden favorecer la propagación de la pandemia, una idea propuesta por varios países para acompañar el desconfinamiento.

Según el último balance de cifras oficiales, se han contabilizado más de 2.800.000 casos de contagio en 193 países o territorios, y la enfermedad de Covid-19 ha causado 202.270 muertos.

Inmunidad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) echó por tierra las esperanzas de quienes apostaban por una eventual inmunidad de las personas que han padecido el Covid-19, en un momento en el que algunos países realizarán pruebas serológicas en pos de levantar el confinamiento.

“No hay ninguna prueba en este momento de que las personas que se curaron del Covid-19 y que tienen anticuerpos estén inmunizadas frente a una segunda infección”, dijo la OMS en un comunicado.

El mundo musulmán comenzó el mes del ayuno del ramadán sin oraciones colectivas ni comidas compartidas. La mayoría de los países musulmanes de Oriente Medio, Africa del Norte y Asia han cerrado las mezquitas y prohibido las reuniones familiares.

BANER MTV 1

En Irán, donde la enfermedad mató a 5.650 personas según cifras oficiales, el mes del ayuno musulmán del ramadán empezó en medio del temor a un recrudecimiento de la epidemia, dos semanas después de la reapertura parcial de los comercios.

Mohammad Mehdi Gouya, director del Departamento de Enfermedades Infecciosas en el Ministerio de Salud, afirmó que había “indicios de un nuevo recrudecimiento” de los casos en algunas provincias.

En Pakistán (12 mil casos) la población salió a la calle masivamente, ignorando las advertencias oficiales.

Claveles en las ventanas. Algunos países ya empezaron a suavizar las medidas de cuarentena, pero los balances siguen reflejando una situación catastrófica: el Reino Unido superó ayer los 20 mil fallecidos en el hospital. Esa cifra no tiene en cuenta los decesos ocurridos en residencias geriátricas, donde, según representantes del sector, varios miles de ancianos habrían fallecido.

En España, tercer país del mundo en número de fallecidos, los niños esperaban ansiosos anoche la llegada del día, cuando por fin pudieron salir de casa, tras seis semanas. El gobierno había prohibido hasta ahora a los menores de 14 años abandonar su vivienda, ni siquiera podían hacerlo acompañados de sus padres. Además, a partir del 2 de mayo los españoles podrán salir de casa para pasear o hacer deporte, anunció el presidente del gobierno, Pedro Sánchez.

Sin embargo, muchas medidas de desconfinamiento llevan aparejadas normas reforzadas de distanciamiento social, como en Sudáfrica (75 fallecidos), donde la cuarentena se empezará a suavizar el 1º de mayo, aunque el uso de mascarilla será obligatorio.

En algunas partes, el confinamiento da lugar a protestas, como en Berlín, donde ayer se congregaron unas mil personas para manifestarse contra la canciller, Angela Merkel, a la que acusan de “prohibir la vida” con las medidas de cuarentena. La protesta, que ya se ha convertido en semanal, se saldó con cien arrestos.

En Portugal, la cuarentena dejó este sábado imágenes inéditas de la celebración del 46º aniversario de la Revolución de los Claveles. Cientos de ciudadanos se asomaron a las ventanas, con claveles rojos en la mano, cantando el himno nacional y Grândola, Vila Morena, símbolo del golpe de Estado militar que puso fin a 48 años de dictadura fascista y 13 años de guerras coloniales, el 25 de abril de 1974.

En Europa, Italia, el país del continente más castigado por la pandemia, superaba ayer los 26 mil fallecidos, por delante de España (casi 23 mil) y de Francia (más de 22.600). A partir del 4 de mayo, Italia emprenderá una campaña de tests serológicos en 150 mil personas a escala nacional para intentar averiguar más datos sobre la pandemia y así dar una mejor respuesta.

Consecuencias económicas. Mientras en el Viejo Continente la curva de contagios parece entrar en una fase descendente y en América Latina en una ascendente, la carrera por encontrar el producto adecuado ya empezó en los laboratorios, con una media docena de ensayos clínicos, especialmente en Reino Unido y Alemania.

Al mismo tiempo, una catástrofe oculta otra: cerca de 400 mil personas más podrían morir este año de paludismo por los problemas de distribución de mosquiteros y medicamentos que está ocasionando el coronavirus, alertó la OMS.

La pandemia además sigue devastando las economías, obligando a las autoridades a tratar de elaborar planes para incentivar la recuperación rápidamente.

En Estados Unidos, el país más castigado del mundo, con más de 53 mil fallecidos, Trump firmó el viernes un nuevo plan de ayuda de casi 500 mil millones de dólares para pequeñas y medianas empresas y hospitales, tras saberse que el PIB de la primera economía mundial se contraerá un 12% este trimestre.

El desplome del petróleo, debido a la falta de demanda que provoca la ralentización económica por las medidas de confinamiento, empujó el barril venezolano a 9,9 dólares, su nivel más bajo en dos décadas.

América Latina. Latinoamérica y el Caribe superaron ayer los 150 mil contagios, que causaron la muerte a más de 7.400 personas en la región.

En Brasil, donde 3.670 personas han muerto por el virus, el presidente Jair Bolsonaro es acusado de inacción ante la pandemia y los habitantes de las favelas decidieron actuar. “La favela tiene que combatir, porque si espera al gobierno, nunca va a llegar”, explica Thiago Firmino, un guía turístico de 39 años que se ofreció como voluntario para desinfectar las calles de su barrio, en la favela Santa Marta de Río de Janeiro.

Venezuela, por su parte, anunció una flexibilización de la cuarentena para niños y ancianos.,En la capital del país, varios músicos han empezado a dar conciertos para los vecinos, combinando boleros, merengues o piezas tradicionales, una suerte de “válvula” de escape al confinamiento. “Es una cosa muy bella” ver a la gente “empezar a asomarse” a sus ventanas, declaró uno de ellos.