Coronavirus en Estados Unidos: las autoridades advierten que no es seguro el uso de un fármaco promovido por Donald Trump

Internacionales
Lectura

En medio del escándalo que provocaron los insólitos consejos de Donald Trump sobre el uso de desinfectante y luz solar para combatir el coronavirus, la

Food and Drug Administration (la agencia estadounidense para las drogas y alimentos, FDA) salió este viernes a decir que no está probado que sea seguro ni efectivo el uso de la cloroquina y la hidroxicloroquina, que también había sido promovido por el presidente.

La FDA, el organismo encargado de la aprobación de medicamentos en Estados Unidos, aclaró en un comunicado que el uso de “hidroxicloroquina y cloroquina no se ha visto seguro y efectivo para el tratamiento o la prevención del Covid-19”.

La agencia resaltó que se han visto reportes de que puede alterar seriamente el ritmo cardíaco en pacientes de coronavirus que fueron tratados con ese fármaco, que fue aprobado para el tratamiento contra la malaria. “Vamos a seguir investigando esos riesgos de seguridad en los pacientes con coronavirus y comunicaremos públicamente cuando haya más información disponible”, señaló.

Trump había promovido varias veces desde la sala de prensa a este fármaco, un tratamiento que aún está bajo estado de exploración, y que incluso algunos estudios señalan que podrían causar efectos colaterales dañinos. Algunos reportes de prensa deslizaron incluso que Trump buscaría promover el medicamento por sugerencia de algunos aliados políticos con vinculaciones con laboratorios.

BANER MTV 1

Qué es el CoronavirusCómo se contagia y cómo son sus síntomas

Mirá el especial

De hecho, Rick Bright, el titular de la agencia estadounidense a cargo de desarrollar una vacuna contra el coronavirus dijo el miércoles que fue despedido del cargo por oponerse al uso de hidroxicloroquina promovido por Trump.

“Esos tratamientos fueron alentados por la administración como una panacea”, pero “claramente carecen de mérito científico”, indicó Bright, y advirtió que pedirá que se investigue la politización y las presiones que ejerce el gobierno para favorecer compañías con conexiones políticas.

La aclaración de la FDA se da en medio del escándalo provocado por Trump el jueves, al sugerir en conferencia habitual en la Casa Blanca que el coronavirus podría combatirse con la ingesta de algún desinfectante o sometiéndose a un poderoso haz de luz.

Una fila frente a un puesto donde hacen tests para detectar el coronavirus en el barrio de Bronx en Nueva York, este viernes. /AFP

Una fila frente a un puesto donde hacen tests para detectar el coronavirus en el barrio de Bronx en Nueva York, este viernes. /AFP

El papelón fue tal que la vocera oficial tuvo que salir a desmentir los consejos presidenciales y dijo que los medios habían sacado de contexto las palabras del mandatario.

En medio de la comparecencia, que suele durar cerca de dos horas, Trump especuló sobre supuestos métodos que podrían matar el virus, que ya causó casi 50.000 muertes en Estados Unidos. “Supongamos que golpeamos al cuerpo con una luz, ya sea ultravioleta o muy poderosa y luego, digo yo, supongamos que llevamos la luz adentro del cuerpo, lo cual puede hacerse a través de la piel o de alguna otra forma”, indicó Trump. “Y, además -prosiguió-, yo veo que el desinfectante, que lo noquea (al coronavirus) en un minuto, un minuto, y si hay una forma de hacer algo como eso inyectándolo adentro (del cuerpo), casi como una limpieza”.

“Porque ¿ven ustedes? se mete en los pulmones y hace un número tremendo en los pulmones, por eso sería interesante investigar eso”, añadió. “Habrá que usar a los doctores médicos, pero a mí me suena interesante”.

Pacientes co coronavirus llegan a un hospital en Nueva York. /DPA

Pacientes co coronavirus llegan a un hospital en Nueva York. /DPA

Las palabras del presidente comenzaron a inundar los medios, las redes y el boca a boca. Tanto que expertos médicos, marcas de desinfectantes y autoridades sanitarias como las del estado de Nueva York, tuvieron que salir al paso para alertar a la población de que, bajo ninguna circunstancia “hay que ingerir productos desinfectantes o de limpieza en el cuerpo humano para el tratamiento o la prevención” del coronavirus, según un comunicado de las autoridades neoyorquinas.

Una de las más famosas marcas de desinfectantes para el hogar, Lysol, se refirió este viernes (sin nombrar a Trump) a “recientes especulaciones y actividades en los medios sociales” para negar que se pueda ingerir o inyectar el producto. “Bajo ninguna circunstancia, nuestros productos desinfectantes han de administrarse adentro del cuerpo humano (sea por inyección, ingestión o cualquier otra ruta”, indicó la empresa británica.

Los médicos advirtieron que la idea del presidente podría tener resultados fatales. El neumólogo Dr. Vin Gupta dijo a NBC News: "Esta noción de inyectar o ingerir cualquier tipo de producto de limpieza en el cuerpo es irresponsable y es peligroso”.

Esther Choo, médico de la sala de emergencias en la Universidad de Salud y Ciencias en Oregon, dijo a la cadena de televisión MSNBC que “la idea de introducir en el cuerpo algo que una toxina conocida como alcohol isopropilo o desinfectantes... ésas son las cosas que nos preocupan que los niños puedan ingerir accidentalmente, o que personas que tratan de dañarse deliberadamente tragarían accidentalmente”.

En un año electoral, era previsible que el candidato presidencial opositor se hiciera eco de las palabras presidenciales. “¿Luz ultravioleta? ¿Inyectarse desinfectante? Tengo una idea, presidente. Más tests, ¡ahora!”, tuiteó el demócrata Joe Biden.

El aluvión de críticas provocó la reacción de la Casa Blanca, que buscó neutralizar el traspié. “El presidente Trump ha dicho en repetidas ocasiones que los estadounidenses deberían consultar con sus doctores el tratamiento contra el coronavirus, un mensaje que enfatizó una vez más en la rueda de prensa de ayer”, dijo la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnnany. Y acusó a los medios de comportarse de manera “irresponsable” y de “sacar de contexto las palabras del presidente para abrir sus noticias con titulares negativos”.

Washington, corresponsal