Coronavirus: Japón declara el estado de urgencia, pero seguirá sin cuarentena

Internacionales
Lectura

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, anunció hoy que mañana declarará el “estado de urgencia” durante un mes en las regiones más pobladas del país, incluida Tokio, donde los casos de Covid-19 aumentaron considerablemente, aunque advirtió que no aplicará un confinamiento drástico porque es inconstitucional y porque confía en que la población respetará las consignas.

El derecho japonés, marcado por el estigma del período militarista hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, carece de mecanismos coercitivos de la autoridad con la población. Por eso es muy difícil para las autoridades locales sancionar a los que no cumplan las normas.

En los últimos ocho días se duplicó el número de casos de coronavirus en Japón, que son ya 3.654, con al menos 73 muertos.

Son cifras mucho más bajas de vecinos como Corea del Sur, algo que las autoridades atribuyen a que se identificaron rápidamente los primeros casos y a quienes habían contactado, pero especialistas creen que en realidad se debe a realiza muchos menos tests.

Cómo hacen en Japón para frenar el coronavirus

Tras la aparición de los primeros casos en el país, Japón aprobó una ley de emergencia que permite al primer ministro pedirle a los gobernadores cerrar escuelas, suspender los eventos públicos y ordenar a dueños de edificios que permitan instalar hospitales o salas sanitarias en el lugar.

Antes de declarar oficialmente el estado de urgencia, el primer ministro todavía tiene que consultar a un grupo de trabajo formado por expertos médicos y jurídicos.

El estado de urgencia afectara solamente a siete prefecturas o gobernaciones de un total de 47, donde la pandemia se propaga rápidamente, según los expertos médicos, y podría provocar la saturación del sistema sanitario.

Se trata de Tokio y sus regiones limítrofes de Chiba, Kanagawa y Saitama, de la región de Osaka y su vecina Hyogo, en el oeste del país, y de la prefectura de Fukuoka, situada en la gran isla del suroeste del archipiélago, Kyushu.

La nueva disposición refuerza los poderes de los gobernadores, que ahora podrán pedir a los habitantes limitar sus desplazamientos lo máximo posible, algo que Yuriko Koike, la gobernadora de Tokio, donde se registraron al menos mil casos y más de treinta muertes, ya empezó a hacer desde hace algunos días.

Las autoridades también podrán pedir a los comercios considerados no esenciales y que atraen a mucha gente, como los centros comerciales o los lugares de entretenimiento, que cierren temporalmente.

Como hace 80 años, Tokio vuelve a sufrir la maldición de los "Juegos Fantasma"

Los transportes públicos continuarán sin embargo funcionando, incluso si la frecuencia debería disminuir, y la mayoría de comercios y servicios, como supermercados y bancos, seguirán abiertos.

Abe anunció también un paquete de estímulo económico deun billón de dólares, que prevé la suspensión de impuestos y pagos de seguridad social por al menos 240 mil millones de dólares y la distribución de 55 millones de dólares a hogares cuyos ingresos se vieron afectados por la pandemia.

Japón atraviesa una profunda recesión porque el coronavirus ha golpeado dos de sus principales actividades, el comercio y el turismo.

SF