Coronavirus en Gran Bretaña: "Es un momento desafiante", con un inusual discurso, la reina Isabel II alentó a los británicos a cumplir la cuarentena

Internacionales
Lectura

Como en los días de la Segunda Guerra Mundial cuando fue mecánica de ambulancia, la reina Isabelse puso al frente de su país como jefa de estado en

esta guerra sanitaria del coronavirus. Por solo cuarta vez en todo su reinado de 66 años y hurgando en la historia de su país ante la adversidad, usó la cadena nacional para dirigirse a sus súbditos para que llamarlos a ser fuertes, a mantener la autodisciplina del confinamiento, que el sol y la primavera naciente en Gran Bretaña no pueden relajar. El espíritu de los Blitz en una de sus protagonistas adaptada al siglo XXI, cuando los muertos alcanzan los 621 este domingo, y el discurso llegó a todo el Comonwealth.

La soberana de 93 años está confinada en el palacio de Windsor junto a su esposo Felipe, el duque de Windsor, luego que el príncipe Carlos, el próximo heredero, se contaminara con el virus y algunos casos comenzaran a aparecer en el palacio de Buckingham. El discurso fue grabado en Windsor. La reina rompió una tradición a las 8 de la noche hora británica: hablar al país por cuarta vez en su reinado. Así como su generación fue la quien combatió contra el nazismo, está ahora en riesgo ante el virus a causa de su edad. Fue adelantado del domingo de Pascua ahora ante el incremento de muertos en el Gran Bretaña y para levantar el ánimo a la población.

“Yo estoy hablando a ustedes en un momento en que yo sé que hay desafíos mayores. Un tiempo de interrupción en la vida de nuestro país: una disrupción que ha traído duelo a algunos, dificultades financieras para todos y enormes desafíos a la vida diaria de cada uno de nosotros”, dijo la soberana, vestida de verde con un broche de esperalda e imágenes de los trabajadores del NHS.

Qué es el CoronavirusCómo se contagia y cómo son sus síntomas

Mirá el especial

En su histórico discurso televisado al país, Isabel II espera que la crisis va a mostrar que “los británicos de esta generación son fuertes como todos” cuando el país responde a este desafío, luego que su gobierno trató de negarlo y privilegiar la economia.El príncipe Felipe ayudó a la soberana y sugirió ideas en la redacción del discurso.Fue filmado en White Drawing Room de Windsor. Antes ya había mantenido dos audiencias con el enfermo primer ministro Boris Johnson por teléfono y dos encuentros con el Privy Council, que la asesora, por video link.

La reina aplaudió a los que están combatiendo el virus en la primera línea: los trabajadores del sistema de salud (NHS), los que cuidan a los ancianos y los enfermos, los basureros, cajeras de supermercados, verduleros y almacenes de barrios que mantienen al país marchando y de pié y llamó a mantener el confinamiento.

“Yo agradezco a los que permanecen en las casas y protegen a los vulnerables”, dijo, tras convocar a vencer al virus. El orgullo de quienes somos no es parte de nuestro pasado, es parte de nuestro presente y lo desafía”,  mientras se escuchaban los aplausos de los británicos a los hospitalarios, a los voluntarios o a las que convierten sus negocios para ayudar en el esfuerzo de derrotar el coronavirus.

Ella recordó su primer discurso, junto a su hermana, la princesa Margarita, en plena guerra mundial desde Windsor. “Esta vez es diferente” porque une a todos los países del mundo, según la soberana.

“Yo espero que en los años que vienen todos se van a sentir orgullosos en como respondieron a este desafio. Y esos que vienen después de nosotros dirán que los británicos de está generación son fuertes como todos. Estos son los atributos de autodisciplina, de buen humor calmo en la resolución y ese sentimiento de compañerismo que caracteriza a este país”, continuó la soberana.

El palacio y el gobierno discutieron durante semanas cuál era el momento para utilizar la poderosa y respetada palabra de Isabel II en esta crisis. Con el primer ministro Boris Johnson infectado de coronavirus al igual que Carrie Sympson, la primera dama embarazada, al igual que el jefe de médicos del gobierno, Isabel II es una voz segura, que protege al país y puede convencer a los más rebeldes o vulnerables a continuar la cuarentena. Ella no sale del palacio por su edad y porque junto a su marido,el príncipe Felipe, son pacientes de alto riesgo frente al coronavirus.

El discurso de la reina fue extraordinariamente inusual: salvo en su saludo de Navidad anual, que escucha el país el día 25 de diciembre, solo habló a sus súbditos durante la Guerra del Golfo, la muerte de la princesa Diana y de su madre, la reina Madre y para marcar su DiamondJubilee en su reinado.

Otra de las características es cómo fue filmado. El equipo de filmación estuvo con máscaras y guantes: solo el cameraman, con vestido de protección como un astronauta, estuvo frente a la reina. La soberana mantuvo la distancia de dos metros con el. El resto del equipo estaba en otro salón con micrófonos y monitores por precaución.Una decisión adoptada por su equipo de médicos.

Cuando se cuentan 621 muertos en Gran Bretaña, el proyecto es que las palabras de la experimentada soberana levante los espíritus, una al país que está dividido aun por la grieta del Brexit, calme y dé tranquilidad en días muy trágicos, cuando todos están hartos de la cuarentena que los mantiene más seguros, cuando el virus progresa geométricamente. Familias que perdieron los suyos, otros sin trabajo o van a perderlo.Las palabras deberán ser un consuelo para una nación en duelo .

Gran Bretaña es una monarquía constitucional. La soberana como jefa de estado está por encima de divisiones y partidos políticos. Su palabra, su calma busca cerrar filas y heridos, en un país que permanece dividido por esas diferencias políticas y donde aun el Brexit es hoy otra de las incógnitas en estos inciertos tiempos “Vamos a encontrarnos todos juntos otra vez”, dijo, en sus últimas palabras, muy emotivas.