Coronavirus en Italia: ya analizan cómo pasar a la etapa de "convivir con el virus", pero recién sería en mayo

Internacionales
Lectura

En Roma comienzan casi a festejar la Fase 2, que haría pasar del actual período crítico pleno de fallecidos, contagiados y dramáticas batallas hospitalarias, con un saldo hasta

hora de 14.000 muertos "oficiales", a la "convivencia con el virus", que reabriría paulatinamente la vida social hasta la victoria final del retorno a la normalidad, la Fase 3, algún día. El director de la Protección Civil abordó con mucha prudencia el tema: dijo que los italianos continuarán encerrados en la cuarentena para la Semana Santa y la Pascua, el domingo 12, y seguirán en casa el Primero de Mayo. Si todo fuera bien, una fecha tentativa del inicio de la Fase 2 sería el 16 de mayo, dentro de casi un mes y medio.

"Pero no hay que hacerse fáciles ilusiones”, dijo Borrelli. Serán los comités científicos y los acuerdos entre el gobierno nacional y las regiones las que dirán cuando llegará el gran día que abrirá las puertas de casa, con limitaciones.

Qué es el CoronavirusCómo se contagia y cómo son sus síntomas

Mirá el especial

Abren algunos mercados

Este viernes por la mañana en Campo dei Fiori, piazza Vittorio, San Giovanni di Dio, Monteverde Vecchio, piazza Bolonia y así hasta Ostia, junto al mar Tirreno, en las plazas de los mercados al abierto volvieron a renacer los puestos de venta de frutas y verduras, yendo más allá de las prohibiciones establecidas el 11 de marzo.

¿Cuánto durará? Depende de la tolerancia del gobierno, que puede ver cómo funciona el experimento. En Roma se vive un ambiente más optimista que en el norte italiano, todavía asediado por la tragedia sobre todo en Lombardía, Emilia Romania, Piamonte y Verona, las cuatro grandes regiones donde más castiga el coronavirus.

Policías chequean el transporte público en Roma./ EFE

Policías chequean el transporte público en Roma./ EFE

De los 14.000 muertos en todo el país solo 161 son de Roma, la más grande área metropolitana. Ralentiza el número de contagiados, suben los curados, el sistema de hospitales coordinado en la emergencia por el Instituto Spallanzani funciona sin problemas.

El capo de la Protección Civil Borrelli advierte que “falta mucho para el recreo, todo depende de los datos”. Si se inicia la Fase 2 a mediados de mayo igual se exigirán “comportamientos rigidísimos”.

El país necesita normalidad porque la situación económica y social bulle de desesperación y sabe que en los próximos seis meses se vivirá una recesión profunda.

Para levantar el ánimo a los contagiados en los hospitales romanos, los enfermeros les donan teléfonos. Algunos comercios regalan tablets. “Para que hablen con sus familiares”, explica una mujer. “Al menos así se pueden despedir de ellos”, dice otra. No hay horas de visita, no hay funerales, es para algunos el último saludo.

“Estamos en una situación estacionaria”, explica Borrelli. Lo peor parece estar pasando, pero no se ha entrado aún francamente en la remisión de la epidemia. Para entrar en la Fase 2 hace falta primero hacer “una cabina de dirección” del gobierno nacional con las regiones, en estrecho acuerdo con los comités científicos que los asesoran.

Médicos atienden a un pacientes respirado, en un el hospital San Filippo Neri de Roma./ AP

Médicos atienden a un pacientes respirado, en un el hospital San Filippo Neri de Roma./ AP

El jefe de la Protección Civil anuncia que el sistema sanitario tiene una demanda de cien millones de barbijos al mes que comienza a ser cumplida paulatinamente.

Los científicos de más alto nivel observan con preocupación los mensajes de apertura y relajamiento que llegan a la población. “Para que la Fase 2 se haga realidad es necesario que la curva de los contagios descienda”, advierte Borrelli. Los especialistas creen que el horizonte de la “convivencia con el virus” es aún prematuro, cuando el jueves hubo 4668 contagios y 760 muertos.

Giovanni Rezza el director de Enfermedades Infectivas del Instituto Superior de Sanidad, reconoce la bondad de fármacos que ayudan a los enfermos, pero corta tajante: “la única solución es la vacuna”.

Coronavirus en Italia



Fuente: DEPARTAMENTO DE PROTECCIÓN CIVIL DE ITALIA Infografía: Clarín

A él y a los otros científicos les cayeron mal dos episodios decididos en el nivel político, que demuestran que ni el gobierno ni las regiones "tienen en consideración la delicadeza de la situación".

Primero la pelea por el permiso a los padres a dar un paseo con los hijos más chicos cerca de casa. El premier Giuseppe Conte aclaró que "yo no autorice esto", pero tampoco canceló el permiso de un viceministro por escrito. Segundo, la inauguración del hospital construido rápidamente en la ex Feria de Milán se convirtió en un encuentro multitudinario de funcionarios regionales, médicos, politicos y periodistas, fuente de contagio que está rigurosamente prohibida.

Ir casa por casa, buscando cifras reales

El profesor Rezza anunció que antes de iniciar la Fase 2 será necesario conocer los resultados del estudio de sieroprevalencia nacional, test de sangre para comprender bien de una vez cuántos son los contagiados en el país. Se sabe que son muchos más de los 115.000 de la estadística oficial. Otras fuentes prefieren calcular entre 600 mil, uno, dos y hasta seis millones, según el estudio del Imperial College de Londres.

La verdad aproximada es necesaria para saber cual es la real consistencia de la infección causada a este país de 60 millones de habitantes por el enemigo corona virus y poder afrontarlo.

El dato permitirá “una estrategia nacional única”, explica Rezza.