Coronavirus en Brasil: Jair Bolsonaro comparó al virus con la lluvia y dijo que acabará "cuando el 70% esté infectado"

Internacionales
Lectura

Había dicho que se trataba de una "gripecita". También que existía una "neurosis" colectiva. Jair Bolsonaro volvió a minimizar la pandemia del nuevo coronavirus al comparar

este viernes al virus con una lluvia y afirmar que será superado cuando el 70 por ciento de los brasileños se haya infectado.

"Este virus es como una lluvia, va a mojar al 70 por ciento, toda la nación va a quedar libre cuando el 70 por ciento sea infectado y elabore anticuerpos", declaró el presidente de Brasil ante un grupo de simpatizantes evangélicos, varios vestidos con camisetas de la selección de fútbol, que lo recibieron al grito de "mito", "amén" e hicieron plegarias.

Además, Bolsonaro agregó que "una pequeña parte de ese 70 por ciento infectado son ancianos que van a tener problemas serios, esto va a pasar".

Sobre las decisiones de gobernantes de todo el mundo, incluidos los de Sudamérica, de implementar cuarentenas, lo desestimó en su territorio porque la "sociedad no aguanta estar dos, tres meses parada, va a quebrar todo". Y criticó a sus pares al decir que se comportan con "demagogia".

Por otro lado, el presidente brasileño aprovechó el acto para acusar al gobernador de San Pablo de orquestar la portada del 2 de abril del diario The Washington Post, en el que apareció la foto de un cementerio local.

The Washington Post. La portada del 2 de abril con la imagen del cementerio brasileño.

The Washington Post. La portada del 2 de abril con la imagen del cementerio brasileño.

El mandatario aseguró que el gobernador paulista Joao "Doria mandó a hacer" la tapa del The Washington Post del jueves que muestra cerca de cien fosas en el cementerio Vila Formosa, donde se trabaja a destajo ante el aumento de muertes por el Covid-19

También señaló a la prensa brasileña. Mientras conversaba con sus simpatizantes, Bolsonaro dirigió la mirada hacia un grupo de periodistas a los que llamó "buitres".

Bolsonaro frente a sus fanáticos. Foto: REUTERS/Adriano Machado

Bolsonaro frente a sus fanáticos. Foto: REUTERS/Adriano Machado

Bolsonaro es uno de los pocos líderes mundiales que insiste en que el virus en sí mismo causará menos daño que detener muchos sectores de la economía. El presidente brasileño ha recibido el apoyo de sus seguidores, tanto en las redes sociales como en varias ciudades donde organizaron manifestaciones que exigían que la vida volviera a la normalidad, pero su actitud también ha sido rechazada por alcaldes, gobernadores y jueces.

Pese al escepticismo del presidente, los principales miembros de su propio gabinete han insistido en adoptar las directrices recomendadas por las autoridades de salud internacionales. "Siempre profesionales, siempre científicos, siempre haciendo lo más que podamos para preservar vidas", comentó el ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, a los reporteros el lunes.

En el aspecto económico, Brasil aumentó la previsión de déficit fiscal de 2020 al nivel récord de 5,5 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI), un valor de 419.200 millones de reales, el equivalente a unos 80.000 millones de dólares, a raíz de los costos generados al Estado por la crisis del coronavirus Covid-19.

"Estos valores son los mayores del registro histórico", informó el jueves por la noche el secretario especial de Hacienda del Ministerio de Economía, Waldery Rodrigues. Casi la mitad del déficit esperado tiene que ver con las medidas de compensación a bancos, empresas y personas físicas que el gobierno comenzó a otorgar frente al freno de la actividad económica por la pandemia.

Qué es el CoronavirusCómo se contagia y cómo son sus síntomas

Mirá el especial

Con información de Ansa y Télam.

JPE​