Print this page
Domingo, 22 Octubre 2017 11:03

LA HISTORIA TAMBIÉN LA ESCRIBEN LOS QUE MUEREN Featured

Written by
Rate this item
(0 votes)
LA HISTORIA TAMBIÉN LA ESCRIBEN LOS QUE MUEREN LA HISTORIA TAMBIÉN LA ESCRIBEN LOS QUE MUEREN julio molisano reporte24

LA PREGUNTA QUE MARCO LA AGENDA DE LOS ÚLTIMOS CASI TRES MESES, QUE SE INSTALÓ EN TANTAS SOBREMESAS, MESAS DE CAFÉ, SE LLEVO RÍOS DE TINTA EN LOS PERIÓDICOS Y NOS MANTUVO PENDIENTES DE LA TELEVISIÓN, EL VIERNES A   LA TARDE, MENOS DE 48 HORAS ANTES DE LAS ELECCIONES, COMENZABA A INSINUAR UNA RESPUESTA.

POR RAÚL OLMEDO/Quizás la menos deseada, pero ya instalaba el gran título, mucho mas allá de todas las dudas que habrá que zanjear y de todas las deudas que muchos tendrán que pagar al respecto: Santiago apareció muerto.

El tema dividió a la sociedad, nuevamente, porque asi somos a la hora de tomar partido o formar opinión. Y nos fragmentamos, en función de los diferentes grados de formación, de información, de ideología, de interés, y de falta de interés. Pero cuestionamos, discutimos y nos peleamos. Y opinamos, aun aquellos a los que la cuestión nunca les interesó demasiado .Asi somos.

El tema es que Santiago, aun pagando sus rastas, su barba y sus tatuajes , porque ademas somos de estigmatizar, está marcando una huella profunda en la sociedad, e hizo que muchos se aproximen a mirar ese abismo en el que nunca quisieran caer, un abismo que ya conocimos de adentro y del que tanto nos estaba costando salir, con muertos y desaparecidos que aun se buscan, por el color de sus nacimientos. O como sea.

A esta altura, vivimos algo muy parecido a un Shock post traumático para una sociedad paralizada, anestesiada, enajenada.

Y el tema se ha instalado tan fuerte que seguramente nadie se la va a llevar de arriba.

Si murió ahogado, claramente no fue pescando truchas, ni practicando un deporte de riesgo. Murió ahogado en el contexto de una represión salvaje y desproporcionada de una fuerza de seguridad del Estado.

Ese es el punto de partida, esa es la punta del ovillo, el gran nudo a desatar que tiene al Estado como protagonista principal, blanco de todos los interrogantes y de todas las dudas. Nada menos.

Sea como fuere, el pueblo quiere saber de qué se trata, después de todo parecería que nuestra historia tiene mucho que ver con eso.

La pregunta ya no será donde esta Santiago. Santiago está muerto, asi de duro, asi de fuerte, asi de real y doloroso. Solo Dios sabe lo que ello significa para su familia, para sus afectos, para los que extrañaran su risa, sus rastas, su barba y sus tatuajes.

Y para ese hermano, el que más lo lloro, lo busco , que soñaba con abrazarlo, y nos contó que lo esperaba para hacer juntos ese viaje que venían planificando..

Ese hermano que cuido su cadaver siete horas, sentado a orillas del rio, y lo lloro en silencio, seguramente , y mas alla de la incertidumbre, como solo se llora a un hermano, bamboleándose carcomido por una muerte tan injusta, tan inexplicable, tan vestida de verde.

Un largo camino a la morgue, pasando por El Bolson, una peluquería en San Luis, un barrio en Entre Rios donde todos eran iguales a el, un puestero que lo mato en defensa propia , un 20 % en Chile , su cuerpo congelado como Walt Disney , en fin , quizas la mejor muestra de que el odio es la forma de vinculación que nos iguala.

Santiago Maldonado pago con su vida   sus ideales mapuches, sus rastas, su barba y sus tatuajes.

Ya no puede pedir perdon ni recibir las disculpas de los hacedores de su muerte, de los responsables de semejante barbarie.

Pero su memoria visitara dia a dia sus conciencias y anidara por siempre en sus remordimientos.

Pero eso es solo parte de la justicia de Dios.

Ya sabemos donde esta.

Ahora es tiempo de la justicia de lo hombres, es tiempo de las instituciones, para saber el como, el cuando y los por que. Para que paguen los culpables y y que sea un antes y un después.

Porque la historia tambien la escriben los que mueren

Read 878 times