Fue ayer, como marca el mandato bíblico: tres días después de su muerte y en distintas partes del mundo. En los países “centrales” y en los países “periféricos”. Ahí estaba Diego