Por la misma tendencia que su padre llamaba “hippie” o “desaliñada", Manuel había preferido hacer el colegio público. Paradójicamente, su ánimo “hippie” lo condujo en última instancia a la primera línea