El argentino que estudia ingeniería, diseñó un cohete y logró llegar a un Mundial en Estados Unidos

Sociedad
Lectura

Para aquellos generacionales a Burger que podrían sentirse desanimados, poco estimulados o directamente sin esperanzas, el futuro ingeniero no duda: "No soy quién para aconsejar, sólo digo que lo más importante

es explotar lo que a uno le gusta, no importa lo que sea, pero lo que que marca la diferencia es estudiar y leer, pero sobre todo ser curioso y tener interés. Creo que los ocho que estamos aquí en el grupo del ITBA somos muy distintos, pero tenemos un denominador común por encima de todo: la extrema curiosidad. No nos podemos quedar quietos, nos fascina la prueba y el ensayo, el hacer y mejorar, pero nunca aflojar por la frustración, que también es mucha".