Dólar auto: importadores dicen que las ventas apenas se "reanimaron"

Economia - RDN
Lectura

La Cámara de Importadores y Distribuidores Oficiales de Automotores (CIDOA) negó que la venta de vehículos cero kilómetro de alta gama tenga alguna similitud con situaciones de algunos años atrás, durante

los cuales la venta de importados como alternativa para comprar dólares baratos empujaron los patentamientos a niveles cercanos a un millón de unidades.

En ese sentido, la cámara que agrupa a los importadores sin fábrica en el país señaló que la expectativa de ventas totales para este año "tiene un techo de 250 mil unidades, el menor volumen desde 2002, cuando las previsiones anteriores a la pandemia del COVID-19 rondaban un ya de por sí bajo objetivo de 400 mil unidades".

Con el dólar paralelo entre 120 y 130 pesos, contra un dólar oficial que ronda los 70 pesos, la brecha se tornó muy atractiva para no pocos ahorristas que pueden vender sus billetes en el mercado paralelo y, con los pesos obtenidos, comprar autos importados de alta gama que cotizan su precio al dólar oficial. Según relevó Clarín en las últimas semanas, son muchas las concesionarias donde crecieron de manera notable tanto las consultas como las reservas de ese tipo de unidades.

Pero desde la cámara CIDOA, que encabeza Hugo Belcastro, señalaron que aun con más operaciones, las ventas totales siguen por el suelo, a raíz de la pandemia de Covid-19.

"Muy lejos de constituir un boom, las operaciones que se han estado realizando online y en los salones de ventas desde su reapertura en algunos distritos, representan un pequeño aporte a la recuperación tanto de terminales como de redes de concesionarios, cuyas ventas habían caído hasta un 90%. Al 19 de mayo, los patentamientos cayeron 54% comparados con los de igual período del año anterior y 47% en el acumulado del año", señaló la entidad.

Durante el segundo gobierno de Cristina Kirchner, en especial en 2013, la disparidad entre el dólar oficial y el "blue" había estimulado las ventas de vehículos como refugio de valor frente a la depreciación del peso. Pero en aquel período, las importaciones de vehículos generaban auténticos desequilibrios en la balanza de pagos nacional: en total, ese año fueron patentadas más de 980.000 unidades. Y según señaló en aquel momento la ministra de Producción, Débora Giorgi, sólo la importación de autos de alta gama desde extrazona (sin contar los cientos de miles importados desde Brasil) habían generado un déficit en la balanza comercial de más de US$ 1.000 millones.

En esta ocasión, según CIDOA, las cuentas son muy distintas. Hoy los precios contienen más del 50% de impuestos", señaló la entidad, que puso el acento en los impuestos internos, un gravamen que ya había subido en 2014 como respuesta a aquella situación y que el gobierno de Alberto Fernández volvió a elevar ni bien asumió en diciembre. "Los autos de gama media pagan hoy un impuesto interno del 25% y los de alta gama de 54%, en ambos casos adicionales al 38% de aranceles de importación y tasas de estadísticas".

En ese contexto, según CIDOA, el peso de los importados de extrazona bajó notablemente: "Las marcas asociadas a CIDOA han representado en los últimos años entre un 2% y un 5% del mercado", agregó la entidad, "lo cual es un indicador de la baja incidencia que tienen las actividades de las terminales no radicadas en el contexto de las compras externas totales del país y, por ende, en la balanza comercial".