«En el Barça falta transparencia y hay una conducta muy reprochable»

Deportes - RDN
Lectura
Esta entrevista se realizó ayer sobre las 15 horas, ya con el runrún de una posible dimisión en bloque que estaba en boca de todos. Emili Rousaud (Barcelona, 1966), que entró en
la junta del Barcelona en 2015, fue ascendido a vicepresidente institucional en enero con el invisible aura de delfín del presidente para las elecciones de 2021. Tres meses después ha perdido el favor de Josep Maria Bartomeu, que le pidió la dimisión y que llegó, de manera abrupta, anoche con la salida de Rousaud y otros cinco directivos. Rousaud, fundador de Factor Energía, atendió a ABC para dar respuesta a muchas acusaciones y queda más que clara la crispación en un club que va en caída libre. Por el valor de sus palabras, este texto reproduce toda la charla, incluso las preguntas sobre su dimisión. -¿Se descarta usted ya como candidato continuista? -Si abandono la Junta no va a tener mucho sentido que me presente como candidato continuista. Estoy en una fase de reflexión porque la ilusión de presentarme a las elecciones todavía la tengo. Otra cosa es en calidad de qué me presento, que lógicamente no podría ser como candidato continuista. -¿Pero está usted pensando en dimitir? -Sí. Tengo diferencias con el presidente porque hay una clara falta de transparencia y una conducta muy reprochable. Obviamente, esto ha llevado a un enfriamiento de las relaciones. Estoy en un periodo de reflexión desde que el presidente me pidió la dimisión. Le dije que me lo iba a pensar y en breve tomaré una decisión, que posiblemente vaya más por el lado de dimitir una vez haya dejado de manifiesto los motivos. Pero eso no implica que haya dejado de tener la ilusión de presentarme a las elecciones. -Ya hay varios directivos que también piensan en dimitir, más allá de los señalados por Bartomeu ¿Tan dividida y rota está la Junta? ¿Se puede hablar de crisis interna? -Hay discrepancias fuertes en la Junta y hay gente a la que estas diferencias les puede llevar a tomar la decisión de dimitir. Pero cada uno debe analizar sus razones. -Bartomeu le ha señalado a usted junto a Tombas, Elías y Pont... -Somos personas que hemos sido muy críticas sobre todo en el tema de las redes sociales. Pero no entrando si difamaban o no, sino en trocear las facturas para que pasaran por debajo del radar de los miembros de la Junta, que ignoraba absolutamente todo esto. Y esto si que es un hecho incontrovertible. Para nosotros cuatro es algo inasumible. -Usted era el delfín de Bartomeu ¿Cómo se ha producido este distanciamiento? -Aparece esta situación en la que se han escondido estas facturaciones y contratos y no soy capaz de mirar a otro lado, que sería lo cómodo para seguir manteniendo el buen entente. Pues es muy complejo hacer las cosas así. Es inasumible, al menos para mi. Soy una persona honesta, me consta que no se ha hecho bien, que alguien ha promovido que se ocultase y hay que ponerlo sobre la mesa. Esta discrepancia con el presidente, donde yo quiero llegar hasta el final e impulso que se haga una auditoría no le parece adecuada. Esto nos distancia. -Le noto más decepcionado que molesto. -Un poco triste porque en un tiempo muy corto se ha deteriorado mucho pero salta este escándalo, que conlleva que se descubran una serie de cosas y todo ello apunta a una conducta muy reprochable. Si analiza los cuatro perfiles de los directivos señalados por Bartomeu somos gente de empresa y no voy a comulgar con ruedas de molino. Entiendo que el presidente quiera remodelar y quiera otro tipo de perfil de directivo. Es legítimo pero nuestra obligación es para con el club no con el presidente. Los socios eligen a una Junta para que gestione correctamente el club y cuide sus intereses. Si en este punto hay una discrepancia importante sobre el modelo de gestión y cómo se hacen las cosas pues es relevante. Estoy más triste que decepcionado. -Un empresario de prestigio como usted, ¿entiende que una club que presupueste mil millones de euros dependa tan flagrantemente de lo que haga la pelota? -No es una empresa. El fútbol es emoción. Los clubes se tienen que gestionar de una forma correcta pero sin olvidar que la finalidad última es deportiva. En el caso del Barcelona, la finalidad no es lucrativa pero sí que tienes la obligación de administrar muy bien un patrimonio para poder tener un equipo competitivo, ganar títulos... Todo va ligado. Una buena gestión económica es la base para poder tener un buen equipo. También se requiere una buena planificación deportiva. -Pero en estos momentos en los que la economía del club está tiritando ¿no cree que es una irresponsabilidad pensar en Neymar, Lautaro...? -En el ámbito deportivo se está hablando permanentemente de lo que se va a fichar pero por primera vez estamos en un entorno muy complejo pero que no solo afecta a España sino a todo el fútbol europeo. Muy posiblemente, uno de los efectos económicos derivados del gran desastre de la pandemia sea un deflación en el coste y en el valor de los jugadores. Habrá que ver qué mercado hay este verano, que coste tienen pero este coste tiene la doble vía. Cuesta menos adquirir un jugador pero también tus jugadores tienen una valoración inferior. Todo va relacionado. Los clubes que tengan balances mas saneados y dinero en caja, que no van a ser muchos, van a poder afrontarlo mucho mejor. -¿El Barcelona va a ser de esos clubes que estén bien? -Ahora mismo esta pregunta es muy difícil de responder porque hay muchas incertidumbres en el panorama. Si se acabará o la Liga, si se televisarán o no, se jugará con o sin público... El Barça es un gran club pero no es ajeno de una gran pérdida derivada de la pandemia. -¿Sigue pensando que Bartomeu debe dar un paso al lado? -Yo nunca he pedido la dimisión de Bartomeu. Lo aclaro. A la junta actual le quedan meses, el año que viene habrá elecciones sí o sí y Bartomeu no va a poder continuar. Eso son realidades. Hay dos elementos importantes encima de la mesa. Uno es que el entorno económico habrá cambiado sustancialmente y se van a tener que tomar decisiones valientes para reequilibrar la economía del club y en mi opinión es más lógico que lo haga una junta que tiene un periodo de seis años por delante que una junta que le quedan cuatro meses para irse. Es una razón de peso. La otra es que tenemos un gran proyecto, que es el «Espai Barça», que requería un referéndum para continuar y que por el confinamiento a causa de la pandemia es inviable que se convoque y que si se pudiera hacer debería realizarse en otoño o en invierno... ¿La junta a la que le quedan pocos meses para irse es la que tiene que hacer un referéndum preguntando una serie de cosas de un proyecto que a lo mejor la junta entrante va a cambiar? Al final de toda esta reflexión mi planteamiento es el siguiente: ¿No sería más lógico adelantar las elecciones? Son dos factores muy de peso para adelantarlas. Además, no tiene sentido alargar la agonía... Pero el presidente puede estar legítimamente el año que le queda. -Cuatro vicepresidentes ya se han marcha durante el mandato de Bartomeu y ahora exige dimisiones. ¿Cree que se está aferrando al poder de forma injustificable? -El presidente tiene una serie de atribuciones, pude remodelar la junta y puede pedir dimisiones. También le digo, que en un sitio en el que no te quieren hay que planteárselo... Si usted me pregunta si me parece lógico puedo discrepar, aunque el presidente puede nombrar y degradar, está en su mano. El perfil de la gente a la que se ha pedido que se vaya son empresarios de prestigio, gente que ha acreditado una gran capacidad de gestión. En un momento en el que el club va a experimentar dificultades económicas y va a requerir materia gris para su gestión, que se te vayan los cuatro miembros de la Junta que tienen más peso en esto me paree que no es una decisión muy acertada. Si tienes cuatro empresarios de peso y son a los cuatro que les dices que se vayan... hay algo que no acaba de cuadrar. -¿Cree que quiere una junta de palmeros? -No sé lo que quiere el presidente porque no me lo ha dicho. Igual me equivoco y ficha a cuatro cracks de la gestión. No lo se. Lo que está claro es que prescindir de cuatro personas que conocen a fondo el club, la economía de la entidad y que podrían contribuir favorablemente en este momento tan complejo, no me parece lo más acertado. Si quiere rodearse de palmeros o no, no lo sé. La remodelación que el presidente tiene en la cabeza la desconozco. Supongo que cuando dé nombres de gente que vaya a incorporar veremos si son gente que interese o no. -¿Qué es lo que más le molesta de lo que le ha dicho? -A mí lo que me ha dicho no es lo que se ha publicado. A mí ni me ha dicho que sea desleal ni traidor. No sé si luego alguien ha interpretado. Me dijo que quería remodelar la Junta, que quería una directiva más cohesionada y me argumentó dos motivos que para mí son ridículos. Uno, que había hablado con la prensa criticando a los jugadores. Y le dije: «Barto, esto es mentira. Jamás he hablado mal de los jugadores». Es algo que me molesto porque es algo que no he hecho nunca. Que me venga con estas, diciendo que he hablado mal de los jugadores, me parece surrealista, haciéndome a mí cabeza de turco. ¡A mí no, ¿eh?! La segunda aún me molestó mal porque me acusó de haber hablado mal de los ejecutivos del club. Eso no es verdad porque siempre que me han preguntado he dicho que el Barça tiene un nivel ejecutivo muy bueno. Le pregunté que de quién había hablado mal pero no da ningún nombre. Las razones que me da no son reales pero entiendo lo que quiere hacer y le pido dos días para pensármelo. -Pues tardó dos horas en saberse... -Sí. Pensé que quedaba en el ámbito privado y que ya lo hablaríamos. Estamos confinados en plena semana Santa, con todo congelado. No parecía que hubiera una urgencia. Y me encuentro que por la noche sale todo. Me vi obligado a dar mi visión de los hechos para defenderme. Siempre he sido leal al club y he actuado con honestidad y transparencia. -¿Ha vuelto a hablar con Bartomeu desde entonces? -No he vuelto a hablar. Le he mandado un whatssapp pero lo veo no leído. Supongo que en algún momento lo leerá y me llamará. Yo es que no tengo que esconderme de nada. Estoy a la espera a ver si desea algo. -¿Algún compañero de Junta le ha recriminado que les llamará de perfil bajo? -Yo no he dicho nada de perfil bajo de nadie. Se publican cosas que yo no digo. Yo lo que he dicho es que los cuatro que nos vamos tenemos un perfil claramente de buena gestión empresarial. No quiero decir que los que se quedan sean malos. Dídac Lee es un crack en el mundo digital, hay arquitectos, abogados... Hay gente muy buena y prestigiosa. A mí no me consta que haya nadie enfadado conmigo. He recibido muchos wahatsapps diciéndome que había hecho muy bien y elogiando mi valor, otros no me han dicho nada. Pero de alguien que no me dice nada no interpreto que esté a favor o e contra, solo que no se quiere meter en este «fregao» y ya está. -¿Cómo explica la querencia de este club a buscarse problemas? -Llevamos tres meses pegándonos tiros en el pie. Empezamos con el lío de Xavi, luego Abidal, luego las redes, luego nosequé...¿No podríamos tener un mes tranquilos? No es lo más adecuado... -¿Qué le diría a la gente que piensa que se quiere quedar en la Junta para no tener que avalar? -Antes de fin de temporada me voy, eso seguro. Estoy buscando el momento adecuado pero mi idea es irme con otros compañeros de Junta que también se van a ir. Mi idea es irme con ellos. El "timming" lo marco yo o lo marcarán ellos. También sería legítimo quedarme pero no es el caso. En esta situación, lo que me pide el cuerpo es irme. Cuando alguien te llama en frío, te dice algo que no te esperas, te da razones que las consideras melifluas, nada relevantes y le dices que te dé unos días para pensarlo porque no lo voy a hacer ahora sino en el momento que considere oportuno, eso no quiere decir que no lo vaya a hacer. En cuanto a lo de avalar, ya veremos qué dice la Ley del Deporte, porque si llevo cinco años en los que la gestión ha sido buena... No sé si tendré que avalar. -¿Sospecha algún movimiento e Bartomeu para nombrar a un nuevo Delfín y construir una candidatura continuista? -Mi visión en este momento es que un candidato continuista tendrá sentido en función de los resultados deportivos y económicos del próximo año. Que la Junta continuista tenga éxito... A nivel económico va a ser difícil porque el entorno será muy complicado y a nivel deportivo como cada año. Al final el aficionado es muy exigente y ganar una Liga no te basta... Lo que nos gusta es el filete, la Champions. Cuando fui a las elecciones con Bartomeu en 2015, uno de los motivos por los que ganamos las elecciones fue el triplete. Pero un año que no ganas ningún título y los resultado económicos no son para aplaudir, el futuro es complicado. -¿Qué ha que hacer para recuperar la relación con el vestuario del primer equipo? -Hay pocos directivos que tengan contacto continuo con los jugadores. La mayoría de directivos, que los tratamos poco, cuando hablamos con ellos simplemente somos educados y correctos. Hay un distanciamiento, que lo hay, y tenemos un presidente que ejerce las funciones de vicepresidente deportivo. Entonces habría que preguntarle a las dos partes. Cuando hay un distanciamiento en una pareja hay que hablar con los dos. Aquí habría que ver ¿qué le pasa al vestuario respecto al presidente, más que hacia la Junta? y ¿qué le pasa al presidente respecto al vestuario?

Fuente La Razon:

https://www.abc.es/deportes/futbol/abci-barca-falta-transparencia-y-conducta-reprochable-202004100145_noticia.html