Facebook presiona para que arranque la copa

Deportes
Lectura

Mientras el test en algunos planteles arroja resultados espasmódicos –Liga de Quito, el próximo rival de River,

tiene ocho jugadores contagiados–, mientras Sudamérica atraviesa un pico sostenido y los casos de Covid-19 se multiplican día a día, y mientras algunos dirigentes de distintos países piden retrasar la fecha anunciada, la Conmebol parece decidida a forzar la situación y sostener al 15 de septiembre como el día de vuelta de la Copa Libertadores.

Si bien en la mayoría de los países las prácticas se retomaron hace rato y algunos torneos están reiniciados o por reiniciarse, este apuro para retomar la fase de grupos de la Libertadores está empujado por un círculo poderoso: una presión –a veces explícita, a veces tangencial– encabezada por algunos de los principales sponsors del torneo continental y un gigante que aterrizó en 2019 para cambiar las lógicas de transmisión: Facebook.

La empresa de Mark Zuckerberg está apostando a replicar lo que hizo en Europa con la Champions League. Por eso cerró a fines de 2018 un acuerdo con la Conmebol para quedarse con un lote de partidos y compartir la transmisión junto a Disney (Fox y Espn) entre 2019 y 2023. Si bien está en una etapa experimental y al principio recibió críticas, la red social logró instalarse: 12,9 millones de usuarios sudamericanos vieron el año pasado la Copa desde la plataforma de videos Facebook Watch. La pandemia de coronavirus interrumpió ese ensayo general.

En las reuniones de la Conmebol, a pesar de las dudas que deslizan sobre la mesa dirigentes de varios países, el Consejo Directivo siempre pone énfasis en dos palabras: la “voluntad firme” de la Confederación de reactivar el calendario el 15 de septiembre.

Esa “voluntad firme” es la consecuencia –llevada a la dialéctica– de algunas precisiones pedidas por empresas patrocinantes que a la Conmebol le representarían este año, según anunció el mismo organismo, un ingreso de 35,7 millones de dólares. El potencial es porque a raíz de la pandemia, el organismo que organiza el fútbol continental postergó los cobros por sponsoreo. La lista de multinacionales que financian los tres torneos (Libertadores, Sudamericana y Recopa) es poderosa: Qatar Airways, Amstel, Bridgestone, EA Sports, Santander, Gatorade, Rexona, Betfair y Nike.

BANER MTV 1

Mirar a Europa. “Tenemos el deber de hacer la organización de un torneo del que vive mucha gente. Y pensando que en 2021 hay otro”, le dice un importante dirigente a PERFIL desde Asunción, donde se ubica la sede de la Conmebol. Otro directivo sostiene que el apuro, a pesar de la situación dramática de algunos países como Brasil, Chile o Colombia, se explica por el calendario europeo. “Están tratando de compatibilizar agenda, entre otras cuestiones, por el pase de los jugadores”.

Los clubes argentinos y los bolivianos son los más complicados: en esos dos países todavía no volvieron a entrenarse. Sin embargo, hay equipos de Brasil, Ecuador o Chile que podrían sufrir los problemas propios de sus países: el virus está generando bajas importantes en sus planteles.

Sin estrategia ni peso político en la Conmebol, la AFA no pudo torcer la decisión del presidente Alejandro Domínguez, que hasta pidió en la cumbre virtual del Mercosur que el fútbol vuelva a jugarse en esta parte del mundo.

La Conmebol dio plazo hasta el 20 de agosto para que los clubes informaran si quieren cambiar de estadio o de ciudad para disputar sus partidos. Fue un asterisco que puede tener dos finales: una sede única para toda la Copa o una nueva postergación. Lo dejó en claro Gastón Tealdi, vicepresidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol: “Creo que va a ser necesario postergarlo”, alertó. Después de sus declaraciones, que rebotaron por todo el continente, a Montevideo llovieron los llamados y los mensajes. Todos tenían el mismo prefijo: el 595 de Paraguay.