La corrupción no tiene partidos políticos, solo tienen esbirros que estafan la voluntad popular

Julio Molisano
Lectura

Hay políticos de primera, de segunda y de cuarta, los de cuarta son los más prominentes porque mediante arreglos y claudicaciones logran el éxito personal que en un porcentaje de casi el 100% va en desmedro del conjunto y tiene como botín la caja del estado.

Por Julio Molisano|Mediante un trabajo de investigación instalé el debate en la opinión pública sobre el manejo de más de 750 millones del presupuesto de la legislatura provincial con cifras millonarias, contrataciones sospechosas de combustible, eventos, sonidos, sesiones inconstitucionales, compras de vehículos de alta gama que nunca se supo donde están, quien los usa y para que los usan, la mejor respuesta que tuvo la ex presidente de la Cámara de Diputados fue demandarme a mí y al medio que dirijo, ninguno de los diputados dijo esta boca es mía, de todos los partidos políticos con representación parlamentaria, el fiscal en turno brilló por su ausencia y el arco político, movimientos sociales, ect, etc, nunca dieron a conocer su posición frente a los que yo creo significa una irresponsabilidad en el manejo de los recursos públicos que podría representar figuras penales que arrancarían de falta a los deberes del funcionario público, administración fraudulenta y tutti cuanti, pero si no se investiga es lo mismo que nada, el silencio y la impunidad pretenden encubrir todo el proceso liderado por la ex titular de la legislatura, un verdadero bochorno porque quedaron al desnudos ante la opinión pública, todos sospechamos que radicales, “peronistas”, Comunistas observaron y se callaron la boca.

Pero fíjense que ante lo contundente de la pruebas que he presentado en la justicia, ajustándome a derecho como corresponde (ordenes de compras del portal oficial Transparencia todo certificado por escribano público) y en los medios de prensa digitales, escritos y multimedia solo atinaron a lanzar un ejército de coeficientes menos cuatro a insultarme en las rede sociales con la pretensión de deslegitimar la carga de la prueba, tratándome y destratándome pero nunca respondiendo a la inquietud periodística por mí planteada públicamente. Todo este movimiento patoteril sustentado con los dineros del pueblo mediante contratos, pases a planta y categorías de directores y jefes en la estructura administrativa de la legislatura provincial que rondan con sueldos promedios de hasta 90.000 pesos y que nunca pisaron el edificio para TRABAJAR lanzaron un ataque contra mi persona porque pido que se investigue la gestión de Elyda Cuesta en el manejo de los millonarios dineros del estado chaqueño que hoy ante la pandemia no cuenta con los recursos suficientes para enfrentar semejante emergencia epidemiológica, una vergüenza que no tengan un ápice de conciencia social para desprenderse de los negocios politiqueros para enfrentar el verdadero desastre que hicieron por acción u omisión en la legislatura chaqueña.

Quiero dejar claramente sentado que no me mueve ninguna cuestión personal, solo persigo el esclarecimiento del manipuleo de los recursos públicos, pero además la indignación la tremenda persecución desatada sobre los trabajadores de la legislatura que no adhirieron al espacio político que conduce Elyda Cuesta y su pareja Gustavo Martínez fue feroz, utilizaron sumarios administrativos a dirigentes gremiales entre otras barbaridades pergeñada por las más oscuras personalidades, uno de ellos tiene denuncias por abuso sexual, violencia de género y aprietes a mujeres, muestran la calaña de personas enquistadas en los poderes públicos para amedrentar a los que no nos aliñamos a los politiqueros baratos, cultores de la patota, el apriete y la violencia.

Por último quiero citar la sentencia de Domingo Sabio afirmando que: “ganar o perder no está en nuestra mano, luchar sí y les aseguro que voy a continuar haciendo lo posible para desentrañar toda esta vergüenza que vivimos los chaqueños desde hace mas de 30 años sin que ningún funcionario con poder de decisión se ponga colorado.

Hay políticos de primera, de segunda y de cuarta, los de cuarta son los más prominentes porque mediante arreglos y claudicaciones logran el éxito personal que en un porcentaje de casi el 100% va en desmedro del conjunto y tiene como botín la caja del estado.

Por Julio Molisano|Mediante un trabajo de investigación instalé el debate en la opinión pública sobre el manejo de más de 750 millones del presupuesto de la legislatura provincial con cifras millonarias, contrataciones sospechosas de combustible, eventos, sonidos, sesiones inconstitucionales, compras de vehículos de alta gama que nunca se supo donde están, quien los usa y para que los usan, la mejor respuesta que tuvo la ex presidente de la Cámara de Diputados fue demandarme a mí y al medio que dirijo, ninguno de los diputados dijo esta boca es mía, de todos los partidos políticos con representación parlamentaria, el fiscal en turno brilló por su ausencia y el arco político, movimientos sociales, ect, etc, nunca dieron a conocer su posición frente a los que yo creo significa una irresponsabilidad en el manejo de los recursos públicos que podría representar figuras penales que arrancarían de falta a los deberes del funcionario público, administración fraudulenta y tutti cuanti, pero si no se investiga es lo mismo que nada, el silencio y la impunidad pretenden encubrir todo el proceso liderado por la ex titular de la legislatura, un verdadero bochorno porque quedaron al desnudos ante la opinión pública, todos sospechamos que radicales, “peronistas”, Comunistas observaron y se callaron la boca.

Pero fíjense que ante lo contundente de la pruebas que he presentado en la justicia, ajustándome a derecho como corresponde (ordenes de compras del portal oficial Transparencia todo certificado por escribano público) y en los medios de prensa digitales, escritos y multimedia solo atinaron a lanzar un ejército de coeficientes menos cuatro a insultarme en las rede sociales con la pretensión de deslegitimar la carga de la prueba, tratándome y destratándome pero nunca respondiendo a la inquietud periodística por mí planteada públicamente. Todo este movimiento patoteril sustentado con los dineros del pueblo mediante contratos, pases a planta y categorías de directores y jefes en la estructura administrativa de la legislatura provincial que rondan con sueldos promedios de hasta 90.000 pesos y que nunca pisaron el edificio para TRABAJAR lanzaron un ataque contra mi persona porque pido que se investigue la gestión de Elyda Cuesta en el manejo de los millonarios dineros del estado chaqueño que hoy ante la pandemia no cuenta con los recursos suficientes para enfrentar semejante emergencia epidemiológica, una vergüenza que no tengan un ápice de conciencia social para desprenderse de los negocios politiqueros para enfrentar el verdadero desastre que hicieron por acción u omisión en la legislatura chaqueña.

Quiero dejar claramente sentado que no me mueve ninguna cuestión personal, solo persigo el esclarecimiento del manipuleo de los recursos públicos, pero además la indignación la tremenda persecución desatada sobre los trabajadores de la legislatura que no adhirieron al espacio político que conduce Elyda Cuesta y su pareja Gustavo Martínez fue feroz, utilizaron sumarios administrativos a dirigentes gremiales entre otras barbaridades pergeñada por las más oscuras personalidades, uno de ellos tiene denuncias por abuso sexual, violencia de género y aprietes a mujeres, muestran la calaña de personas enquistadas en los poderes públicos para amedrentar a los que no nos aliñamos a los politiqueros baratos, cultores de la patota, el apriete y la violencia.

Por último quiero citar la sentencia de Domingo Sabio afirmando que: “ganar o perder no está en nuestra mano, luchar sí y les aseguro que voy a continuar haciendo lo posible para desentrañar toda esta vergüenza que vivimos los chaqueños desde hace mas de 30 años sin que ningún funcionario con poder de decisión se ponga colorado.