Más de 341 presos bonaerenses inician huelga de hambre y piden “irse a sus casas” por el corona virus

Julio Molisano
Lectura

En realidad los reclusos en su mayoría detenidos por causas menores desde hace años sin que se traten los delitos por las autoridades judiciales se enfrentan a la paupérrima permanencia del sistema penitenciario argentino que sin alimentación adecuada, sin atención médica apropiada y sin medicamentos se encuentran ante una muerte segura. El porcentaje de detenidos por causas menores como posesión de gramos de sustancias es bastante importante, hay personas con discapacidad, otros muy jóvenes y el estado nacional pagaba $60 mil pesos por detenido en el año 2015, aseguró una fuente a Julio Molisano.

El reclamo es hacia el Poder Judicial, al que le exigen excarcelaciones o arrestos domiciliarios.

Más de 340 presos alojados en seis complejos penitenciarios de la provincia de Buenos Aires iniciaron durante la noche de este martes una huelga de hambre para reclamar al Poder Judicial que les otorgue excarcelaciones o arrestos domiciliarios en medio de la pandemia de coronavirus​.

Paralelamente, Defensores Generales pidieron al gobierno la conmutación de penas de algunos detenidos.

Fuentes oficiales no penitenciarias confirmaron que se trata de 341 internos que presentaron por escrito sus reclamos ante una mesa de mediación que se reunió este martes en la Unidad 48 de San Martín.

De la mesa participaron el integrante del Tribunal Penal de Casación Bonaerense, Víctor Violini; el Jefe del Servicio Penitenciario Bonaerense, Xavier Areses; y defensores oficiales de distintos departamentos judiciales.

Tras la reunión, los 19 Defensores Generales de la provincia de Buenos Aires pidieron al gobernador Axel Kicillof​ que conmute las penas de las personas privadas de libertad condenadas por sentencia firme con fecha de agotamiento de pena durante el año en curso.

En la solicitud, los defensores piden que la misma medida se aplique también a los condenados por sentencia firme a penas que no excedan de los cinco años de prisión y que durante el año en curso hayan cumplido o cumplan el requisito temporal para acceder a la libertad condicional.

"La situación de hacinamiento en las prisiones y comisarías de la provincia, como es reconocido hoy por todos los operadores del sistema penal, ha alcanzado la dimensión de una verdadera crisis humanitaria", graficaron, según confirma la agencia Télam.

Además, consignaron "el registro del contagio de un interno y de cinco trabajadores penitenciarios indica que el tiempo se agota para disponer medidas en forma racional y ordenada".

También plantearon que saben "del compromiso del Ejecutivo con el respeto de los derechos humanos de toda la comunidad, sin distinciones y exclusiones, y las dificultades para conciliar los intereses en juego".

Sin embargo, consideraron que creen que su propuesta, aún cuando su misión es defender un interés particular, contempla el "delicado equilibrio que el Ejecutivo debe mantener en la defensa de los intereses generales de la comunidad en un Estado democrático, ello por razones de proporcionalidad entre tales intereses".

"Es la primera vez que los Defensores Generales hacen un planteo de este tipo al gobernador", indicó una fuente, aunque aclaró que la pandemia "provocó la muerte de muchos presos y penitenciarios en otros países y acá todavía están a tiempo de evitarlo".

La conmutación de penas era otro de los pedidos de los presos que iniciaron hoy la huelga de hambre pacífica.

La protesta la llevan adelante 86 internos del pabellón 9 de la Unidad 48 San Martín; 25 del pabellón 11 de la Unidad 31 Florencio Varela; 42 del área de régimen abierto de la Unidad 39 Ituzaingó; y 26 del pabellón 3 de la Unidad 27 Sierra Chica.

También lo hacen 22 internas del pabellón 5 de la Unidad 33 de Los Hornos y 140 detenidos de la Unidad 12 de la localidad platense de Gorina.

El vocero detalló que con el comienzo de la huelga de hambre, el personal de la Dirección Provincial de Salud Penitenciaria se ocupará de pasar y brindar un informe médico diario para que las autoridades de los penales eleven a los juzgados que correspondan

En realidad los reclusos en su mayoría detenidos por causas menores desde hace años sin que se traten los delitos por las autoridades judiciales se enfrentan a la paupérrima permanencia del sistema penitenciario argentino que sin alimentación adecuada, sin atención médica apropiada y sin medicamentos se encuentran ante una muerte segura. El porcentaje de detenidos por causas menores como posesión de gramos de sustancias es bastante importante, hay personas con discapacidad, otros muy jóvenes y el estado nacional pagaba $60 mil pesos por detenido en el año 2015, aseguró una fuente a Julio Molisano.

El reclamo es hacia el Poder Judicial, al que le exigen excarcelaciones o arrestos domiciliarios.

Más de 340 presos alojados en seis complejos penitenciarios de la provincia de Buenos Aires iniciaron durante la noche de este martes una huelga de hambre para reclamar al Poder Judicial que les otorgue excarcelaciones o arrestos domiciliarios en medio de la pandemia de coronavirus​.

Paralelamente, Defensores Generales pidieron al gobierno la conmutación de penas de algunos detenidos.

Fuentes oficiales no penitenciarias confirmaron que se trata de 341 internos que presentaron por escrito sus reclamos ante una mesa de mediación que se reunió este martes en la Unidad 48 de San Martín.

De la mesa participaron el integrante del Tribunal Penal de Casación Bonaerense, Víctor Violini; el Jefe del Servicio Penitenciario Bonaerense, Xavier Areses; y defensores oficiales de distintos departamentos judiciales.

Tras la reunión, los 19 Defensores Generales de la provincia de Buenos Aires pidieron al gobernador Axel Kicillof​ que conmute las penas de las personas privadas de libertad condenadas por sentencia firme con fecha de agotamiento de pena durante el año en curso.

En la solicitud, los defensores piden que la misma medida se aplique también a los condenados por sentencia firme a penas que no excedan de los cinco años de prisión y que durante el año en curso hayan cumplido o cumplan el requisito temporal para acceder a la libertad condicional.

"La situación de hacinamiento en las prisiones y comisarías de la provincia, como es reconocido hoy por todos los operadores del sistema penal, ha alcanzado la dimensión de una verdadera crisis humanitaria", graficaron, según confirma la agencia Télam.

Además, consignaron "el registro del contagio de un interno y de cinco trabajadores penitenciarios indica que el tiempo se agota para disponer medidas en forma racional y ordenada".

También plantearon que saben "del compromiso del Ejecutivo con el respeto de los derechos humanos de toda la comunidad, sin distinciones y exclusiones, y las dificultades para conciliar los intereses en juego".

Sin embargo, consideraron que creen que su propuesta, aún cuando su misión es defender un interés particular, contempla el "delicado equilibrio que el Ejecutivo debe mantener en la defensa de los intereses generales de la comunidad en un Estado democrático, ello por razones de proporcionalidad entre tales intereses".

"Es la primera vez que los Defensores Generales hacen un planteo de este tipo al gobernador", indicó una fuente, aunque aclaró que la pandemia "provocó la muerte de muchos presos y penitenciarios en otros países y acá todavía están a tiempo de evitarlo".

La conmutación de penas era otro de los pedidos de los presos que iniciaron hoy la huelga de hambre pacífica.

La protesta la llevan adelante 86 internos del pabellón 9 de la Unidad 48 San Martín; 25 del pabellón 11 de la Unidad 31 Florencio Varela; 42 del área de régimen abierto de la Unidad 39 Ituzaingó; y 26 del pabellón 3 de la Unidad 27 Sierra Chica.

También lo hacen 22 internas del pabellón 5 de la Unidad 33 de Los Hornos y 140 detenidos de la Unidad 12 de la localidad platense de Gorina.

El vocero detalló que con el comienzo de la huelga de hambre, el personal de la Dirección Provincial de Salud Penitenciaria se ocupará de pasar y brindar un informe médico diario para que las autoridades de los penales eleven a los juzgados que correspondan