Sampayo denuncia a Gustavo Martínez, la guerra detrás de la basura…

Julio Molisano
Lectura

Como si fuera una tira cómica, pero no, es la realidad concreta, observamos como Jacinto Sampayo, integrante de la Asociación Ilícita de la macrista Aida Ayala inició un festival de denuncias contra el “intendente” de la ciudad de Resistencia Gustavo Martínez, overo si los hay: se autodenomina “peronista” pero hace décadas viene jugando con lo peor del radicalismo, mentiroso, patotero y traidor, en fin, comenzaron con la disputa del millonario negocio de la recolección de la basura en la ciudad que, si ustedes recorren los barrios, como este humilde hermano suyo, podrá observar el abandono, la mugre y el descontento de los vecinos que se ven invadidos por camiones, carros y algunos desprejuiciados vecinos del centro de Resistencia que arrojan desperdicios orgánicos, perros, caballos y otros animales muertos, pollos y menudos en descomposición en barriadas que deben padecer olores putrefactos en sus domicilios las 24 horas del día con las altas temperaturas.

El que denuncia:

Jacinto Amaro Sampayo, ilustre “dirigente sindical de los municipales” integró la Asociación Ilícita junto a la diputada nacional macrista Aida Ayala (colaboracionista de la sangrienta dictadura militar, del Partido Acción Chaqueña, del Radicalismo Rozista y también de Cambiemos) y el Tribunal confirmó oportunamente el procesamiento de Ayala en orden al "delito de negociaciones incompatibles con la función pública (art. 265 CP), enriquecimiento lícito (art. 268, 2 CP), fraude en perjuicio de la administración pública (art. 174 inc. 5 CP), incumplimiento de deberes de funcionario público (art. 248 CP) en calidad de coautora, y lavado de activos, agravado por habitualidad, ser miembro de una banda y funcionario público (art. 303 del Código Penal, con la agravante prevista por el art. 303 inc. 2), apartados a) y b) del   Código Penal),   en calidad   de coautora,   todos   en la modalidad de concurso real". De tal forma, se subrayó que "quedó acreditado que bajo la dirección de Aída Beatriz Máxima Ayala y Jacinto Amaro Sampayo se consolidó una asociación ilícita de carácter estable y permanente, producto del acuerdo de voluntades entre ellos en primer término, y luego por intermedio de personas de su más íntima confianza y lealtad (principalmente Carlos Alberto Secundino Huidobro, Daniel Alejandro Fischer y Pedro Alberto Martínez), con la finalidad de apoderarse ilegítima y deliberadamente de fondos provenientes   del   erario   de   la   Municipalidad   de   Resistencia   asignados   para   el cumplimiento de los servicios específicos a su cargo". O sea una bonhomía pocas veces vista en un “dirigente” sindical.

El denunciado:

Por el otro Gustavo Martínez que con su cuñado hicieron desaparecer más de 2.000 millones de los aportes de la seguridad social que le descontaron en efectivo , mes a mes por años a los trabajadores de SAMEEP, pero además pareja de la diputada Elyda Cuesta que nunca pudo justificar el destino de los más de 750 millones del presupuesto del Poder Legislativo del Chaco con millonarias compras de vehículos de alta gama, eventos carísimos, sesiones inconstitucionales, combustible, publicidad (sobre todo con la enfermera Gladys Sánchez de la radio de Julio Wajman) las millonarias ordenes de pagos, en todos los rubros contemplados, que figuran en la planilla electrónica del portal oficial transparencia sirven como observación de prueba para comprender semejante irresponsabilidad en el manejo de los fondos públicos, una vergüenza que nadie investigue si no estamos ante un caso de administración fraudulenta como para ir picando, pero volviendo a “Gustavito” que llegó a la intendencia de la capital chaqueña con trampas y claudicaciones y a pocos días de asumir como tal impuso un impuestazo que motivo la movilización de los vecinos del centro de la ciudad (que en su mayoría votan a lo peor del radicalismo) en una sesión muy cuestionada del concejo deliberante, que además comenzó la transferencia de su personal de seguridad que se encontraba en la legislatura con sueldos que dan escalofríos y como frutilla del postre inició la bancarización de los trabajadores municipales con la intención de complicarle la recaudación de las cuotas del gremio y otros rubros al sindicato municipal como medio de presión, como denuncia Jacinto Sampayo y su hijo públicamente, adquirió fondos del gobierno provincial, Sampayo denuncia también un posible prestamo millonario que Gustavo Martínez estaría tramitando con misterioso destino, un espectáculo estos dirigentes de la “nueva política” que no le hacen asco a nada mientras se trate de obtener millones y millones de donde vengan y de cualquier manera.

En medio de todo este lamentable culebrón, padecemos la emergencia epidémica con una ciudad que se encuentra a la buena de dios, controles de tránsito que solo tienen el objeto recaudatorio, y como si fuera poco aun no podemos saber si la basura la seguirá manejando PIMP S. A. Sampayo o el intendente Gustavo Martínez.

Como si fuera una tira cómica, pero no, es la realidad concreta, observamos como Jacinto Sampayo, integrante de la Asociación Ilícita de la macrista Aida Ayala inició un festival de denuncias contra el “intendente” de la ciudad de Resistencia Gustavo Martínez, overo si los hay: se autodenomina “peronista” pero hace décadas viene jugando con lo peor del radicalismo, mentiroso, patotero y traidor, en fin, comenzaron con la disputa del millonario negocio de la recolección de la basura en la ciudad que, si ustedes recorren los barrios, como este humilde hermano suyo, podrá observar el abandono, la mugre y el descontento de los vecinos que se ven invadidos por camiones, carros y algunos desprejuiciados vecinos del centro de Resistencia que arrojan desperdicios orgánicos, perros, caballos y otros animales muertos, pollos y menudos en descomposición en barriadas que deben padecer olores putrefactos en sus domicilios las 24 horas del día con las altas temperaturas.

El que denuncia:

Jacinto Amaro Sampayo, ilustre “dirigente sindical de los municipales” integró la Asociación Ilícita junto a la diputada nacional macrista Aida Ayala (colaboracionista de la sangrienta dictadura militar, del Partido Acción Chaqueña, del Radicalismo Rozista y también de Cambiemos) y el Tribunal confirmó oportunamente el procesamiento de Ayala en orden al "delito de negociaciones incompatibles con la función pública (art. 265 CP), enriquecimiento lícito (art. 268, 2 CP), fraude en perjuicio de la administración pública (art. 174 inc. 5 CP), incumplimiento de deberes de funcionario público (art. 248 CP) en calidad de coautora, y lavado de activos, agravado por habitualidad, ser miembro de una banda y funcionario público (art. 303 del Código Penal, con la agravante prevista por el art. 303 inc. 2), apartados a) y b) del   Código Penal),   en calidad   de coautora,   todos   en la modalidad de concurso real". De tal forma, se subrayó que "quedó acreditado que bajo la dirección de Aída Beatriz Máxima Ayala y Jacinto Amaro Sampayo se consolidó una asociación ilícita de carácter estable y permanente, producto del acuerdo de voluntades entre ellos en primer término, y luego por intermedio de personas de su más íntima confianza y lealtad (principalmente Carlos Alberto Secundino Huidobro, Daniel Alejandro Fischer y Pedro Alberto Martínez), con la finalidad de apoderarse ilegítima y deliberadamente de fondos provenientes   del   erario   de   la   Municipalidad   de   Resistencia   asignados   para   el cumplimiento de los servicios específicos a su cargo". O sea una bonhomía pocas veces vista en un “dirigente” sindical.

El denunciado:

Por el otro Gustavo Martínez que con su cuñado hicieron desaparecer más de 2.000 millones de los aportes de la seguridad social que le descontaron en efectivo , mes a mes por años a los trabajadores de SAMEEP, pero además pareja de la diputada Elyda Cuesta que nunca pudo justificar el destino de los más de 750 millones del presupuesto del Poder Legislativo del Chaco con millonarias compras de vehículos de alta gama, eventos carísimos, sesiones inconstitucionales, combustible, publicidad (sobre todo con la enfermera Gladys Sánchez de la radio de Julio Wajman) las millonarias ordenes de pagos, en todos los rubros contemplados, que figuran en la planilla electrónica del portal oficial transparencia sirven como observación de prueba para comprender semejante irresponsabilidad en el manejo de los fondos públicos, una vergüenza que nadie investigue si no estamos ante un caso de administración fraudulenta como para ir picando, pero volviendo a “Gustavito” que llegó a la intendencia de la capital chaqueña con trampas y claudicaciones y a pocos días de asumir como tal impuso un impuestazo que motivo la movilización de los vecinos del centro de la ciudad (que en su mayoría votan a lo peor del radicalismo) en una sesión muy cuestionada del concejo deliberante, que además comenzó la transferencia de su personal de seguridad que se encontraba en la legislatura con sueldos que dan escalofríos y como frutilla del postre inició la bancarización de los trabajadores municipales con la intención de complicarle la recaudación de las cuotas del gremio y otros rubros al sindicato municipal como medio de presión, como denuncia Jacinto Sampayo y su hijo públicamente, adquirió fondos del gobierno provincial, Sampayo denuncia también un posible prestamo millonario que Gustavo Martínez estaría tramitando con misterioso destino, un espectáculo estos dirigentes de la “nueva política” que no le hacen asco a nada mientras se trate de obtener millones y millones de donde vengan y de cualquier manera.

En medio de todo este lamentable culebrón, padecemos la emergencia epidémica con una ciudad que se encuentra a la buena de dios, controles de tránsito que solo tienen el objeto recaudatorio, y como si fuera poco aun no podemos saber si la basura la seguirá manejando PIMP S. A. Sampayo o el intendente Gustavo Martínez.